De contramano a los intereses ciudadanos

317

La Cámara de Senadores logró ayer bloquear la reelección presidencial y de gobernadores, vía enmienda constitucional, iniciativa que venía siendo promocionada por adherentes del Partido Colorado, que pedían más años de Horacio Cartes en el poder.
El referido proyecto planteaba la reelección del Presidente, Vicepresidente y de los gobernadores por un periodo más, de cinco años, e inclusive permitir su re-reelección en intervalos de cinco años. La propuesta de la enmienda fue presentada en la mañana ayer por senadores opositores y colorados disidentes, quienes solicitaron inmediatamente al presidente la Cámara Alta el llamado a una sesión extraordinaria en la misma tarde de ayer. Así opositores y colorados disidentes votaron por el rechazo del proyecto, con lo que la cuestión ya no podrá ser tratada por el lapso de un año.
Las reacciones no se hicieron esperar y se sabe que los zalameros y oportunistas de siempre seguirán con la cantinela con el propósito de seguir manteniendo sus privilegios o seguir gozando los beneficios de la billetera de Cartes. En otros sectores, la decisión fue aplaudida porque permitirá quitar de la agenda por lo menos por un año el tema de la reelección para ocuparse de cuestiones más trascendentes para la ciudadanía.
La mayoría en el país cree que es necesaria la reelección, pero no está de acuerdo cuando la decisión está sujeta al interés de una persona en particular. Existen aspectos muy necesarios de modificar en la Constitución de 1992, que desde hace un buen tiempo se viene planteando, pero en este caso no se formulan dichas modificaciones, se insiste más bien en tocar la Carta Magna solamente para permitir la reelección.
Hay varias figuras de la Constitución Nacional como la conformación de las Juntas Departamentales, el Consejo de la Magistratura, la Defensoría del Pueblo, la misma Contraloría General de la República, que fueron incorporadas al Estado Paraguayo, pero que en la práctica tienen una serie de falencias, por lo que se necesita de un profundo debate para plantear las modificaciones adecuadas.
Es evidente que la sociedad paraguaya está de acuerdo con las modificaciones y los cambios, pero que éstas apunten para mejorar nuestro sistema de administración, para que las instituciones funcionen, para frenar la repartija de cargos como botín político y para permitir que los verdaderos patriotas administren las instituciones. Naturalmente, los intereses ciudadanos no coinciden con los de la claque política que impera sobre nuestras instituciones, porque significaría perder sus privilegios. Esa misma clase política, no entiende el mensaje de la ciudadanía e insiste en imponer sus proyectos particulares. La sociedad suele hastiarse de esa clase de dirigente. Al parecer estamos camino a eso.

Comments

Comentarios desde Facebook