Asistente que fue presa por coima y extorsión sigue en Fiscalía de CDE

4332
Aida Celeste Sánchez Ríos, asistente fiscal.
Aida Celeste Sánchez Ríos, asistente fiscal.

La asistente fiscal Aida Celeste Sánchez Ríos fue detenida y procesada por coima, extorsión, producción de documento público de contenido falso y usurpación de funciones públicas, tras fabricar ilícitamente una carpeta de investigación para chantajear con 20.000 dólares a directivos de una empresa. Sin embargo, continúa en el Ministerio Público; el fiscal Adjunto, Alejo Vera dijo que “no sabía” el caso.

El 23 de enero de 2008, Sánchez Ríos fue detenida junto al abogado Aldo Insfrán y el contador Nimio Rubén Medina, tras una entrega vigilada de 10.000 dólares, en inmediaciones del edificio Hijazi, del microcentro de Ciudad del Este. Insfrán y Orué eran empleados de la empresa Máster Informática. El operativo fue encabezado por el entonces fiscal de Marcas, Eduardo Cazenave.
Según los antecedentes, la asistente fiscal en contubernio con los empleados infieles intentaron extorsionar 20.000 dólares a directivos de la firma Máster Informática.
La historia empezó el 27 de diciembre de 2007, cuando Sánchez Ríos inventó una denuncia por supuesto lavado de dinero y otros ilícitos, y abrió una carpeta de investigación contra los directivos de la empresa. En ese entonces, Sánchez Ríos estaba asignada a la unidad fiscal de Ejecución, a cargo de Teresita Miranda de León. La unidad de ejecución está inhabilitada para llevar a cabo una investigación penal y solo se encarga de controlar el cumplimiento de condenas impuestas por los tribunales.
Sánchez Ríos y los otros implicados contactaron con los directivos y primeramente solicitaron 100.000 dólares, para finiquitar la causa supuestamente abierta contra los accionistas de Máster Informática.

PAG_18infoLos implicados en la extorsión luego redujeron el monto a 20.000 dólares para “desestimar” la denuncia falsa. El 17 de enero de 2008, cobraron 10.000 dólares.
El 18 de enero de 2008, a las 15:00, Sánchez Ríos tomó una declaración indagatoria a Adilson Carlos De Ávila, administrador de Máster Informática. La asistente citó a De Ávila en horario de la tarde, ya que en ese momento la fiscal Miranda de León ya no se encontraba en su despacho, según la acusación fiscal.
Sin embargo, la fiscal Miranda de León se percató de la irregularidad en su unidad y el 22 de enero de 2008 denunció el hecho.
Un día después, el 23 de enero de 2008, Sánchez Ríos y los empleados infieles fueron detenidos tras cobrar los otros 10.000 dólares.

SIGUE
A pesar del grave caso de corrupción, la asistente fiscal Aida Celeste Sánchez Ríos nunca fue desvinculada del Ministerio Público y actualmente cumple funciones en el departamento de Control de Gestión de Audiencias y Juicios Orales, dependiente de la Fiscalía Adjunta.
“NO SABÍA”

El fiscal Adjunto de Ciudad del Este, Alejo Vera, sostuvo que “no sabía” que la asistente fiscal Aida Celeste Sánchez Ríos fue detenida y procesada por coima y extorsión.
Vera, encargado de la dirección regional del Ministerio Público, se excusó al decir que está al frente de la Fiscalía Adjunta desde el 2012 y que el episodio no fue durante su gestión, sino que en 2008.

LEA MAÑANA: Cómo el Poder Judicial permitió la impunidad del caso.

Comments

Comentarios desde Facebook