Vergonzosa persecución

497

El gran pecado de Paraguayo Cubas fue dejar en evidencia la complicidad y el sometimiento del Ministerio Público al poder político de la familia Zacarías. Cubas, Jorge Brítez y el concejal Celso Miranda fueron a la Fiscalía para reclamar la preparación del camino a la impunidad que están perpetrando los fiscales Cinthia Leiva y Alfredo Ramos Manzur. El primero tiene a su cargo la investigación de la muerte de una niña en una plaza que contaba con una conexión eléctrica precaria y que fue refaccionada por la administración de la intendente Sandra Zacarías. En tanto que Manzur fue asignado para investigar las denuncias de negociados en la adjudicación de la merienda escolar.
Ambas causas no prosperan. En cambio, luego de la pintata que protagonizó Cubas con sus compañeros Brítez y Miranda, todo el aparato represivo de la Fiscalía y de la policía se movilizó y antes de una hora los tres ya estaban detenidos.
Esa misma noche 20 fiscales del Alto Paraná, con el adjunto Alejo Vera a la cabeza, se reunieron para pergeñar una imputación contra los tres, para ello recurrieron a una Ley derogada y los acusaron de otros delitos que según las filmaciones difundidas ampliamente, nunca fueron cometidos, como la destrucción de muebles del Ministerio Público.
A partir de allí, nunca ni la Fiscalía ni la justicia tuvo tanta rapidez ni efectividad para mantenerlos recluidos. Brítez y Miranda lograron su libertad ambulatoria, en tanto que Cubas, fue remitido a la Penitenciaría Regional, donde a diario se evidencia el ensañamiento y la persecución. De esta forma vergonzosamente, luego de 27 años de democracia, se puede hablar que en Ciudad del Este el abogado Paraguayo Cubas, está detenido por motivos políticos, porque sus denuncias de la corrupción en la Fiscalía, en el Poder Judicial, en la Municipalidad de Ciudad del Este y en la Gobernación del Alto Paraná, molestan a quienes actualmente manejan los hilos del poder y tienen como títeres a jueces, fiscales, policías y otros funcionarios públicos.
Ayer se difundieron las imágenes de la brutalidad a la que fue sometido el abogado Paraguayo Cubas dentro de la Penitenciaría Regional, donde recibió varios golpes de los guardiacárceles, al igual que su esposa Yolanda Paredes. La Ley de fueros, utilizada como garrote por los fiscales de Ciudad del Este, no existe. Eso ya lo sabe hasta el ciudadano menos informado, pero inexplicablemente, ni la Corte Suprema de Justicia ni la Fiscalía General están reaccionando para enmendar esta vergonzosa persecución, que retrotrae al país a la época de la barbarie.

Comments

Comentarios desde Facebook