Por la plata baila el mono

364

El texto íntegro de la enmienda deberá ser aprobado por mayoría absoluta en la Cámara de origen. Aprobado el mismo, se requerirá igual tratamiento en la Cámara revisora. Si en cualquiera de las Cámaras no se reuniese la mayoría requerida para su aprobación, se tendrá por rechazada la enmienda, no pudiendo volver a presentarla dentro del término de un año”, reza textualmente el artículo 290 de la Constitución Nacional.
El pasado 25 de agosto la Cámara de Senadores había rechazado por mayoría un proyecto de enmienda constitucional, lo que implica que hasta el 25 de agosto del año 2017 no podrá ser tratado en el Congreso, eso es lo que establece la Constitución. Sin embargo, como siempre hacemos en nuestro país, escribimos leyes que no respetamos y una Constitución que se viola constantemente. Ahora el presidente Horacio Cartes, por fin terminó con su doble discurso y admitió públicamente su deseo de buscar la reelección.
Se sabe que el presidente Cartes tiene un extraordinario poder económico, que le permite comprar lo que le venga en gana. Vergonzosamente el centenario Partido Colorado, viene demostrando que tiene una dirigencia capaz de negociar su partido y que ahora está a punto de negociar la Constitución. Vergonzosamente también en filas de la oposición se encuentran los buitres que lograron una banca en el congreso y que están deseosos de lograr alguna migaja en esta repartija, y que en ese afán están dispuestos a rifar la República. Esta horda de sinvergüenzas, se está llenando la boca con pedido de reelección, prestos para destrozar la constitución y la democracia. Herederos de los que sustentaron la dictadura de Stroessner, con el coloradismo eterno, ahora muestran su genuflexión ante el poder del dinero.
Cartes está llegando a los tramos finales de su gobierno, con enormes deudas en materia de seguridad, combate a la pobreza, salud, educación y sobre todo en su combate a la corrupción.
El presidente Cartes está desperdiciando una excelente oportunidad de retirarse del Palacio de López como un estadista, aprovechando este tiempo que resta en su gobierno para atender las deficiencias que todavía presenta en su gestión.
Las experiencias de nuestros vecinos demostraron los efectos negativos de la reelección, como el caso de Cristina Kirchner o de Dilma Rousseff, que terminaron sus gobiernos en formas desastrosas con graves denuncias de corrupción y clientelismo.
Es de esperar que todavía prime un poco de cordura y responsabilidad histórica y política en algunos dirigentes del Partido Colorado y de la oposición para terminar con este lamentable carnaval. Ofrecen muy triste espectáculo cuando demuestran que son capaces de pisotear la constitución, la democracia y la dignidad ante el poder del dinero.

Comments

Comentarios desde Facebook