Manipulación y burla a mesiteros

807

Los trabajadores afectados por la cuarta etapa de reordenamiento del microcentro de CDE fueron una vez más burlados y utilizados. Esta vez, durante la presencia del presidente Horacio Cartes, el martes último, cuando la intendente Sandra McLeod de Zacarías llevó a cabo la “inauguración parcial” de la obra, tras dos años de iniciarse los trabajos. Como quienes padecen de masoquismo, los trabajadores de la vía pública fueron quienes gritaron vítores durante el acto. Otros, con temor a sufrir represalias, criticaban en voz baja que la gestión de la intendente podría mejorar si entregara los puestos de venta a los beneficiarios, dado que hasta la fecha no pueden ocupar sus casillas de metal. Insistidos del porqué no reclaman, responden que podrían perder sus puestos. Además, añaden que fue una exigencia asistir a la “inauguración”, donde la mayoría debió portar carteles y remeras con la frase “Reelección ya. HC y Lucho 2018”.
Lo que McLeod durante su discurso denominó “reordenamiento del microcentro” perpetúa y legaliza la ocupación de las veredas por parte de los mesiteros, con precarias casitas de lata, desde la rotonda Oasis, hasta casi la zona primaria. El proyecto que, según la administración Zacarías-McLeod se ocupa de recuperar espacios públicos, no pasa de ser una farsa. Basta recorrer el microcentro de CDE para percatarse de que no hay espacio para peatones, o contemplar una vista aérea del microcentro. Asimismo, dijo que la labor iniciada por la comuna logró “la dignificación de los trabajadores de la vía pública”, mientras estos, por estar ocupando un espacio público, soportan los efectos del cambio climático (frío, calor o tormentas).
En otro momento de su discurso, McLeod dijo: “queremos parecernos al primer mundo para tener nivel de competencia”. Definitivamente, casillas de metal y ocupación de veredas contradicen de forma abismal el concepto “primer mundo”.
El proyecto de reordenamiento que se inició en el año 2003 con la primera etapa en realidad se inició como un plan “provisorio”, durante la administración de Javier Zacarías Irún. En la época este firmó un acuerdo con representantes de la Federación de Trabajadores de la Vía Pública. Según el documento, el objetivo era instalar casillas de metal de forma momentánea, hasta que el intendente de aquel entonces busque solucionar cuestiones legales del predio expropiado para la reubicación de los vendedores, en las 9 hectáreas. Actualmente dicho terreno está ocupado en gran parte por grandes centros de compras que pertenecen a extranjeros.
El abuso siguió. Tal es así que el derrumbe de los salones comerciales de la cuarta etapa, en agosto del 2014, se realizó cuando la comuna ni siquiera contaba con los fondos para la construcción y tampoco tenía adjudicada a una empresa para el hermoseamiento. A dos años y días de la palada inicial, (14 de octubre del 2014), apenas se inauguró el 80% de la obra.
El plan tampoco contempla uno de los aspectos más importantes. Según el análisis de varios economistas el sistema que hizo que los trabajadores de la vía pública se multiplicaran por miles, está destinado a morir. Para muchos expertos, el fin de la era de los de la informalidad y “sacoleiros” (revendedores brasileños que compran mercaderías en gran cantidad de CDE), ya empieza a pasar factura a estos pequeños comerciantes, debido a las políticas anticontrabando implementadas por el Brasil, lo que ya se percibe en el movimiento comercial. Por ello, la insistente recomendación de empresarios y entendidos, de potenciar el turismo como camino para salvar la economía de esta ciudad. Es decir, pronto dejará de ser productivo tener una casilla de lata en una vereda de la capital del Alto Paraná y esto dará como saldo, más de 5.000 desempleados.
Lejos de ofrecer un proyecto que contemple las perspectivas y busque una salida a mediano o largo plazo para los mesiteros, las autoridades de esta ciudad siguen engañando, burlando y utilizando a personas para permanecer en el poder por varios periodos más, con campañas pro reelección.

Por Teresa Gavilán.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp