Daños históricos

344

Las autoridades municipales de Mbaracayú están reuniendo todos los argumentos necesarios para presentar una denuncia formal contra la Itaipu Binacional, ante los daños históricos de la hidroeléctrica en el distrito y ante la falta de compromiso social de sus representantes.
Si miramos la historia de nuestro país, la política actual, son varios los protagonistas de su época y de la actualidad, que hicieron y hacen un daño histórico a nuestro país. A lo largo de la historia vemos un saqueo constante a Paraguay. Las consecuencias las seguimos pagando todos,  los ciudadanos.
Podría decirse que a causa de estos hechos repetitivos en nuestra historia, muchos creen que esta situación ya no cambia, y que por el contrario, los zoqueteros y vaciadores se vuelven más poderosos y con mejores posibilidades de perpetuarse en el poder.
Afuera arde el cielo sobre millones de paraguayos, que mueren en los pasillos de los hospitales o en canoas por falta de atención médica, sufren explotación laboral por un salario mísero que no alcanza para cubrir las necesidades básicas, jóvenes que deben abandonar sus estudios por falta de oportunidad, por no nacer en cunas de oro, y que varios de ellos caen en la delincuencia, por esta y más razones estamos en un círculo vicioso, que necesitamos romper.
El enemigo no está fuera del país, no es el EPP, no es el PCC, el verdadero enemigo es este sector de vividores, chupasangres, que dicen ser “empleados del pueblo”. Estos que se visten de inocentes corderitos para atraer el voto ciudadano y luego actuar por años como el lobo feroz, pero qué malos empleados son éstos, que roban a su propio “patrón”.
Estamos en el nuevo rumbo, el rumbo a la perdición, donde importan más los intereses políticos que la vida de miles compatriotas, donde el color se impone más que la capacidad intelectual.
Son varios son los daños históricos que la élite política le hizo a nuestro país, lastimosamente aun no se tiene esa valentía de exigir la reposición de estos perjuicios, como lo hacen los mbaracayuenses.
Mientras la ciudadanía no despierte, mientras siga vendiéndose por migajas, mientras siga comerciando su voto, seguirá esta dilapidación y todos somos corresponsales al permitir el impune saqueo al país.

Por Lina Benítez.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp