Turismo sobre el río Paraná

372

El proyecto de concesión del predio de 11 hectáreas de la Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP) dividió a la opinión pública en Ciudad del Este. El miércoles último los que se oponen al emprendimiento llevaron a cabo una manifestación, en la que incluso fueron reprimidos. Las autoridades ya anunciaron que se llamará a licitación para dar en concesión el terreno. El presidente de la República, Horacio Cartes, mediante un decreto autorizó que el lugar sea utilizado con fines turísticos, lo que da luz verde al proyecto. Asimismo, la Junta Municipal en el año 2015, con una mayoría zacariísta, declaró como “zona de desarrollo turístico” el lugar, pese a que no se trata de un inmueble municipal. El año pasado, Cartes y el gobernador Justo Zacarías se reunieron con el empresario Simon Falic, empresario estadounidense del rubro del duty free (zonas libres de impuesto) y hablaron sobre su interés de instalar el hotel-casino, Hard Rock Hotel en CDE, lo que conllevaría una inversión de US$ 70 millones. Zacarías afirma que se trata de un emprendimiento muy importante que traerá fuentes de trabajo a muchos esteños y que potenciará el turismo. El gobernador no supo responder porqué eligieron dicho sitio para asentar el negocio y no otro.
Al parecer, las autoridades locales interpretan que impulsar el desarrollo turístico consiste en instalar grandes centros de compras en inmediaciones del puente de la Amistad y si fuere posible, en medio del río Paraná. Para varios sectores, esto impide el crecimiento de la ciudad, limitándola únicamente a un sector que se encuentra en proximidades de la Aduana. Incluso los comerciantes temen ser afectados, dado que se cree que la verdadera intención es instalar allí un duty free.
Fomentar el turismo en la ciudad no implica únicamente que los visitantes extranjeros lleguen hasta la Aduana, compren y regresen a sus países, sino hacer llegar a la mayor cantidad de personas los beneficios del turismo y hacer conocer las maravillas de nuestro departamento. Hasta ahora, las autoridades no han hecho más que discursos en torno a impulsar el turismo. No existe ningún plan de inclusión a la ciudadanía de manera a hacerla partícipe, por medio de un buen trato al visitante, o sobre mantener limpia la ciudad, ordenarla, mucho menos acabar con la corrupción por parte de los agentes de Tránsito Municipal, Policía Nacional, entre otros. Una vez más, las autoridades despiertan sospechas de que apenas buscan sacar provechos personales de la iniciativa.

Por Teresa Gavilán

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp



Compartir
Artículo anteriorEs tu basura
Artículo siguienteAplausos