Mirian: la mujer pocera

2248

DI08F1MARLa falta de empleo y el compromiso de mantener un hogar la obligaron a buscar alternativas para ganar dinero. La necesidad gritó más fuerte y a sus 40 años, Mirian Duarte Ortiz, realiza trabajos poco habituales para una mujer. Conocida en el barrio Don Bosco como la mujer pocera, asegura que también hace revoques, carpida terrenos, trabajos domésticos, entre otros. “Tuicha mba’e la necesidad”, dijo. Esta es su historia.

DI08F2MAREn días en los que es contratada para ciertos trabajos, la jornada de Ña Mirian empieza temprano, ya que el sol es uno de sus peores enemigos. Actualmente, su principal labor es la de pocera, que realiza con la ayuda de su hijo de 17 años. Ella, pala en mano, cavando y su hijo, con un balde, extrayendo la tierra.
¿Cómo aprendió este oficio? “Un día fui a ayudar a un allegado a realizar este trabajo, ahí aprendí. Upei che añontema ajapo”, explicó. Fue entonces donde vio la oportunidad de hacer frente a la falta de trabajo y tener otras opciones para ganarse el pan de cada día.
Mirian también realiza labores como empleada doméstica, pero la paga no alcanza. “Empleada doméstica 30 mil guaraníes por día nomás gana, y eso no alcanza para nada”. Pero agregó que cuando no tiene trabajo de los pozos, acude a las tareas domésticas para poder comer. “De todo un poco tenemos que hacer, porque tuicha mba’e la necesidad”. Además, comentó que no le tiene miedo al trabajo y que hace lo que surja, siempre y cuando esté en sus capacidades, al referirse que a veces se dedica a la albañilería, específicamente haciendo revoques y en otras ocasiones a carpir terrenos. “Opa mba’erei atantea, revoque, aka’api kokue ajeno, la ikatumia ajapopaite”, señaló.
Mirian Duarte es madre soltera de dos hijos, vive en una humilde vivienda ubicada en el Km 7, barrio Don Bosco de Ciudad del Este.
Actualmente lo que más necesita es justamente encontrar trabajo. Comentó que hasta la semana pasada se encontraba cavando un pozo, pero que no lo podrá terminar porque el propietario del terreno no quiere pagar lo justo.
Días atrás un usuario de Facebook realizó una trasmisión en vivo del momento en el que Mirian cavaba un pozo. En ese entonces había manifestando que su martillete para romper piedras se había averiado y que sin ese elemento su trabajo se dificultaba bastante. Un paraguayo residente en los Estados Unidos, al ver la trasmisión, prometió que le enviaría el dinero para comprarse un nuevo aparato. Ña Mirian confirmó que le fue enviado el dinero y que adquirió una nueva herramienta.
“Lo único que sé es que el señor vive en los Estados Unidos, yo no le conozco, pero le estoy muy agradecida”, finalizó.
Esta es solo una de las tantas historias de mujeres que ante la falta de oportunidades no se dieron por vencidas, honrando siempre al trabajo digno. Los interesados en contratarla para alguna tarea pueden comunicarse al 0982 956 746.

Comments

Comentarios desde Facebook