Párroco de Presidente Franco denunciado por acoso sexual

2180
Se trata del cura de la parroquia Sagrados Corazones de Jesús y de María, de Presidente.
Se trata del cura de la parroquia Sagrados Corazones de Jesús y de María, de Presidente.

Una joven de 18 años denunció que fue acosada sexualmente por el párroco Rubén Cáceres, de la parroquia Sagrados Corazones de Jesús y de María, ubicada en el barrio San Rafael de Presidente Franco. La misma afirma que el cura le pedía fotos suyas mediante conversaciones en Whatsapp e incluso buscaba ocasiones para manosearla. La afectada, aseguró que después de denunciar el hecho ante el Ministerio Público y la Diócesis de CDE, ella y su familia sufren represalias, dado que fueron apartados de los cargos que ocupaban en la Iglesia,  y reciben amenazas.

María Cecilia Cuenca, relató que conoce al sacerdote, porque formaba parte de la Pastoral Juvenil de dicha parroquia, grupo que organizaba diversas actividades en las que ambos frecuentaban. Aseguró que el cura, que llegó a la parroquia el pasado 6 de enero, empezó a enviarle mensajes amistosos en abril, pero luego las expresiones del religioso fueron subiendo de tono.
“Yo creí, al inicio, que me escribía por buena onda. Crecí en la Iglesia Católica y nunca se me pasó por la mente que iba a tener otras intenciones conmigo. Poco a poco fue siendo cada vez más pesado”, comentó la denunciante.
Asimismo, indicó que “en los mensajes más comprometedores, el sacerdote me ponía apodos, me decía ‘mi Chechi’, me decía que me iba a buscar en su auto, me invitó para viajar a Encarnación y me dijo que iba a reservar una habitación en un hotel solamente para nosotros dos”. Añadió que tiene registradas todas las conversaciones en su teléfono celular. Sostuvo que se vio obligada a cambiar su número telefónico debido a los insistentes textos que recibía de Cáceres.
Agregó que durante las actividades en la Iglesia, el prelado buscaba manosearla, agarrándola de la cintura o rozándola. Cuenca aseguró que recién presentó la queja en noviembre pasado ante la Diócesis de CDE, pero no le dieron respuesta. Manifestó que tras esto, Cáceres empezó a difamar a la joven, asegurando que la misma lo buscó y a proferir improperios contra ella, ante los miembros de la comunidad religiosa.

REPRESALIAS
El padre de la joven, Salvador Cuenca, se desempeñaba como coordinador del grupo de “Renovación Carismática Católica”, en dicha parroquia, y tras presentar la queja ante el Obispado, fue sacado de su cargo, al igual que su hija fue sacada del grupo de Pastoral Juvenil, por disposición del párroco. La afectada dijo que también empezó a ser amenazada con ser denunciada por difamación y calumnia, por lo que el pasado 7 de diciembre hizo la denuncia por acoso sexual, ante el Ministerio Público. “Yo ahora no quiero saber más nada de la Iglesia Católica. Estoy muy decepcionada”, se lamentó.
Insistida del porqué no presentó la denuncia ante la Fiscalía desde el inicio del acoso, esta afirmó que no lo hizo porque su madre estaba siendo sometida a un tratamiento contra el cáncer que padecía y temía agravar su estado de salud, pero que actualmente se encuentra curada del mal, por lo que decidieron tomar dichas medidas. La mujer insistió en que no es la única de la comunidad que recibe acoso y que incluso existen víctimas que son menores de edad, pero que no se atreven a denunciar.

“Una chica bastante malcriada”

Rubén Cáceres, párroco.
Rubén Cáceres, párroco.

El párroco Rubén Cáceres, denunciado por acoso sexual, sostuvo que es víctima de una persecución por parte de la denunciante, María Cecilia Cuenca. Negó las denuncias de acoso, pero admitió que existen mensajes de “acompañamiento” a la joven y aseguró que “nunca le faltó al respeto. Al referirse a la destitución del padre de la joven de su cargo de coordinador de uno de los grupos de la parroquia, dijo que dicha dependencia religiosa es nueva, que hubo cambios en los grupos y que esto molestó a la familia Cuenca y por ello “buscan la forma de atacar”.
“Pasa otra cosa con la Renovación Carismática (del cual estuvo a cargo el padre de Cuenca), hubo pequeños desentendidos, como es todo interinado, le pedimos que dé un paso al costado”, remarcó.
Admitió que acompañó al grupo del cual formaba parte Cuenca y dijo que “no todos vienen a la iglesia con buenas intenciones”, sostuvo. Añadió que Cuenca “es una chica bastantemente malcriada, hija sola, y lo que ella dice que se haga se tiene que hacer. En su casa se le formó así, porque la hija única es así”, expresó. Insistió en que existe un despecho por parte de su familia por haber sido apartada del cargo.

Diócesis inició investigación

Ernesto Zacarías, sacerdote.
Ernesto Zacarías, sacerdote.

El presbítero de la Diócesis de Ciudad del Este, Ernesto Zacarías, admitió que se abrió una investigación preliminar sobre el caso, tras la denuncia de María Cecilia Cuenca, por acoso sexual, contra el párroco franqueño, Rubén Céceres. Dijo que se conformó una comisión investigadora que no debe durar más de tres meses. “Algunas veces la denuncia es real y otras no. Se llamará a las partes, se tomarán las declaraciones, se llamarán a los testigos y se presentarán las pruebas”, sostuvo el religioso.
Dijo que ante la mínima denuncia de este tipo, la Diócesis se ve obligada a iniciar una investigación. Zacarías también dijo que en este caso no hubo contacto físico y que no se trata de una menor de edad, al tratar de minimizar el hecho.
Afirmó que de comprobarse la falta, se aplicará el Derecho Canónico y que este podría ser apartado de la parroquia o suspendido de su oficio. Este último debe ser resuelto por el Vaticano, según explicó.

Comments

Comentarios desde Facebook