Peligro de un grave retroceso

322

El anuncio del posible tratamiento de un nuevo borrador sobre la rechazada enmienda para la reelección presidencial enardeció nuevamente el ambiente político. El plan para la continuidad de Horacio Cartes en el Palacio de López cobró de nuevo impulso gracias a una alianza entre Fernando Lugo y el liberal Blas Llano.
El mismo presidente Cartes había pedido el retiro del proyecto de enmienda de la Cámara de Diputados, días después de la Convención Colorada, con el argumento de que generaba crispación en la ciudadanía. La esperanza en ese momento era la interpretación semántica que los asesores de Fernando Lugo pretendían hacer de la Constitución Nacional para viabilizar la reelección.
De la noche a la mañana, al parecer se juntaron el hambre y las ganas de comer los los tres sectores, luguismo, llanismo y cartismo, y reflotaron el proyecto de enmienda. A pesar de que el tratamiento de la enmienda en periodo ya está prohibido. En efecto, el artículo 290 de la Constitución señala sin dudas ni dobles interpretaciones que “…si en cualquiera de las Cámaras no se reuniese la mayoría requerida para su aprobación, se tendrá por rechazada la enmienda, no pudiendo volver a presentarla dentro del termino de un año”. Más claro imposible, en agosto pasado la Cámara de Senadores rechazó el proyecto de enmienda presidencial y de los gobernadores, es decir ya no puede ser tratada este año, sino recién en agosto del 2017, porque ya fue rechazada en el Senado.
Los promotores de la idea recurren al sofisma de que no se trata de mismo proyecto y están impulsando la campaña “que la gente decida”, en alusión al referéndum que debe convalidar o rechazar la enmienda constitucional.
En 1992 la gente ya decidió a través de sus representantes en la Convención Nacional Constituyente y la decisión era frenar todo intento de pretensiones dictatoriales y autoritarias, que intente perpetuarse en el poder. Sería un terrible retroceso para la democracia paraguaya que una mayoría circunstancial, lograda por la fuerza del dinero y la prebenda, intente meter por la ventana la remanida reelección, solamente para responder al interés particular.
Desde diferentes sectores ciudadanos se están haciendo sentir las voces de rechazo a este intento de violar nuestra carta magna. Es de esperar que prime la cordura entre los legisladores.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp