Juez revió su postura ante reacción desesperada de víctima de violencia

1984

TAPITALa juez penal de Garantías N° 8 de Ciudad del Este, Nilda Cáceres, ordenó la prisión preventiva de Fabio Junio Arrúa Duarte, procesado por supuestamente golpear brutalmente a su exconcubina, además de amenazarla de muerte. La magistrada previamente había beneficiado al imputado con arresto domiciliario, pero ayer rectificó su decisión durante una audiencia.

 

Nilda Cáceres, juez.
Nilda Cáceres, juez.

Por orden de la juez Cáceres, Arrúa Duarte (24) volvió a la cárcel regional de Ciudad del Este por supuestamente agredir a golpes de puño hasta desfigurar el rostro de su expareja Liz Rocío Velázquez (23), el 30 de octubre pasado, en el interior de un apartamento ubicado en el barrio La Blanca, de Ciudad del Este.
Arrúa Duarte fue imputado por la fiscal Claide Acosta y estaba en rebeldía hasta que fue detenido el 30 de noviembre último.
El 7 de diciembre pasado, la juez Cáceres extrañamente benefició al sospechoso con arresto domiciliario, a pesar de que la fiscal Acosta había solicitado la prisión preventiva del denunciado por agresión.
En ese entonces se mencionaba que la magistrada había recibido una gruesa suma de dinero para dejar salir de la cárcel al sospechoso; la juez aseguró que no hubo pago de coima.
La fiscal y la querella representada por el abogado Rolando Salvioni solicitaron la revocatoria del arresto domiciliario, y en la víspera tras una audiencia la juez decretó finalmente el encarcelamiento preventivo del supuesto agresor.
La juez Cáceres señaló que cambió de postura porque ayer recién el Ministerio Público presentó al juzgado las evidencias que prueban la agresión.

Fabio Junior Arrúa Duarte, denunciado
Fabio Junior Arrúa Duarte, denunciado

DESAMPARADA

La víctima Liz Rocío Velázquez se sintió desamparada cuando supo que la juez Cáceres había sacado de la cárcel a su exconcubino, quien había jurado matarla, cuando salga del penal, a través de mensajes y audios en Whatsapp. La afectada había dejado constancia de su preocupación en la subcomisaría 5ª de Hernandarias y que responsabilizaba a la magistrada si le pasaba algo.
La víctima desesperada ayer acudió a la comisaría 25ª con la intención de quedar a vivir en la sede policial por temor a su expareja, ya que últimamente vehículos desconocidos rondaban su vivienda ubicada en el barrio San Francisco, de Hernandarias.

ESCRACHE

Tras conocerse que la víctima pedía desesperadamente refugio en la comisaría de mujeres, varios internautas escracharon a la juez Cáceres por haber beneficiado a Arrúa Duarte con el arresto domiciliario.

victima victima (1)

Comments

Comentarios desde Facebook