Por una Navidad sin preso político

338

Se aproximan las fiestas de fin de año, celebraciones que tradicionalmente están asociadas al reencuentro familiar. Son festividades que se caracterizan por convocar a las familias a reunirse en torno a una mesa común para intercambiar regocijo y poner notas alegres en el ambiente, para conversar con optimismo sobre el futuro y la cooperación recíproca indispensable para obtener logros compartidos. Todo indica que en Alto Paraná una familia pasará una triste Navidad porque uno de sus miembros está injustamente recluido en la cárcel regional, por poner en evidencia la corrupción y por no agachar la cabeza ante un corrupto y podrido Poder Judicial.
El abogado Paraguayo Cubas está recluído en la cárcel regional desde el mes de setiembre, luego de protagonizar una serie de manifestaciones que dejaban en evidencia la complicidad corrupta y sumisa de los fiscales de Ciudad del Este, que prepararon el terreno para dejar impune la muerte de una criatura y el descarado robo con la merienda escolar.
Cubas fue acusado por los delitos de coacción, destrucción de bienes comunes y violación de la Ley de fueros. Ninguno de estos delitos fueron cometidos por el abogado, ya que los fiscales supuestamente afectados por la coacción, no se encontraban en la Fiscalía en el momento en que Cubas fue a pintar grafitis en el Ministerio Público; la destrucción de bienes tampoco existió porque gracias a la tecnología toda la manifestación protagonizada por Cubas, juntamente con el concejal Celso Miranda y el abogado Jorge Brítez, había sido transmitida en directo y está íntegramente grabada. Y la pretendida Ley de Fueros hasta la misma Corte ya tuvo la ratificación de que dicha normativa ya está derogada. El abogado Paraguayo Cubas sigue preso, por dejar en evidencia la sumisión de la Fiscalía de Ciudad del Este, a cargo de Alejo Vera, al poder político regional, que está involucrado en los casos denunciados por Cubas.
Por todas estas aberraciones el abogado Cubas no aceptó las medidas que pretendía imponerle la justicia y por lo tanto sigue preso, convirtiéndose así en el único caso de “preso político” en democracia en nuestro país.
En los tiempos de la dictadura de Alfredo Stroessner la sociedad democrática acuñó el eslogan “Por una Navidad sin presos políticos”. Hoy lamentablemente en Alto Paraná también tenemos que abogar en plena democracia “Por una Navidad sin preso político”.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp