Reelección, lo que menos necesitamos

420

Esta semana todo el país estuvo expectante a la Cámara de Senadores, donde los legisladores que responden al presidente Horacio Cartes preparaban la aprobación de una enmienda constitucional para permitir introducir la figura de la reelección presidencial a la Constitución Nacional, pero no lograron los votos necesarios. Una importante movilización se desarrolló frente al Congreso Nacional contra la violación de la Carta Magna. Constitucionalistas coinciden en que la enmienda no es la vía válida para permitir la reelección y que solamente puede hacerse mediante una reforma constitucional. Aún así, en caso que quieran ir por la vía de la reforma, ya no habrá tiempo, al considerar las intenciones que tiene Cartes de postularse nuevamente en el 2018.
También el senador Fernando Lugo se muestra interesado en hacer válida la reelección, pero dijo que no votará a favor en caso que se trate en el Senado, sin embargo, los demás senadores del Frente Guasú, Hugo Richer, Esperanza Martínez, Sixto Pereira y Carlos Filizzola se mantienen en su postura de votar a favor. Lugo busca no quemar su figura, pero sus intenciones de que sus pares voten por el sí, están a la vista.
Vía enmienda o con reforma constitucional, a la sociedad Paraguaya le falta aún demasiado para madurar su democracia, y no necesita que una figura permanezca por más tiempo en el poder. Ningún expresidente o presidente de los últimos 30 años o más, mereció ni merece volver a ocupar el sillón presidencial o quedarse por más tiempo. Cartes ni Lugo han presentado un programa de gobierno para beneficio de la sociedad que requiera quedarse por más años.
Basta con mirar el ejemplo de los exintendentes que fueron reelectos en las elecciones del 2015. Varios de ellos con interminables cuestionamientos y denuncias de hechos delictivos, pero ninguno fue investigado por el Ministerio Público y sus administraciones no fueron auditadas por la Contraloría General de la República. En medio de la impunidad y el nulo control por parte de los entes que deberían velar por el interés público, es un suicidio pretender que un administrador dure más en el mandato. Con nuestra sociedad indolente, las instituciones corruptas y políticos sinvergüenzas, lo que menos necesita el país es la reelección.

Por Teresa Gavilán

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp