Innecesaria confrontación

261

El proyecto reelecionario impulsado por el presidente Horacio Cartes y su entorno y el expresidente Fernando Lugo vino a instalar una innecesaria crispación en la sociedad, que ya estaba comenzando a superar la división instalada luego de la destitución de Lugo mediante aquel juicio político. Cuando en el inicio de su gobierno Cartes reafirmaba y se comprometía que no buscaría la reelección generó muchas expectativas y con esas declaraciones públicas logró inclusive incrementar su popularidad.
Nuestra sociedad tuvo y tiene una fobia a los que quieren atornillarse en el poder. Así sucedió en el gobierno de Nicanor Duarte Frutos, quien en su deseo de perpetuarse en el poder, desgastó a su gobierno y terminó llevando al Partido Colorado a la llanura. Por ello el compromiso de Cartes de no buscar la reelección había sido muy bien acogido por la ciudadanía en general.
En estos momentos el actual gobierno tiene varios frentes en donde necesita mostrar resultados. Está ingresando al último tramo de su administración y lo que menos necesita es una sociedad dividida y sobre todo donde los ánimos se están exacerbando hacia uno y otro bando.
En estas fechas tradicionalmente ya solía vivirse un ambiente de fiesta en el país. Sin embargo hasta solo hace unos días toda la sociedad se vio enfrascada en la disputa a favor y en contra de la reelección. Ahora se dejó de lado con la advertencia de que en cualquier momento pueden reflotar el tema. Esto incidió negativamente en el ánimo ciudadano.
Estas idas y vueltas y cambio de posturas y discursos; estas terribles faltas de coherencia, son las causas de la profunda decepción ciudadana hacia la clase política. En un emblemático discurso pronunciado ante la Unión Africana en el año, el presidente Barack Obama advirtió que  “cuando un líder trata de cambiar las reglas en el medio del juego solo para quedarse en el cargo, se arriesga a inestabilidad y conflictos. Y esto es solo un primer paso en un camino peligroso”, indicó.
Es inexplicable que el presidente Cartes insista en un proyecto a todas luces impopular que está desgastando su gobierno y divide a la sociedad en una absurda e innecesaria confrontación.

Comments

Comentarios desde Facebook