Precariedad de las edificaciones

258

Un fugaz aguacero de apenas unos minutos dejó una vez más en evidencia la terrible precariedad en cuanto a infraestructura, de la capital del Alto Paraná. Las calles colapsaron de raudales, varias motocicletas fueron arrastradas por las aguas y un edificio se desplomó, dejando sepultado a once vehículos. Afortunadamente no hubo heridos, pero los daños materiales fueron cuantiosos.
No es la primera vez que se registran hechos de esta naturaleza en nuestra ciudad. Con esto, saltan varios interrogantes respecto a: si los locales fueron habilitados por la municipalidad, si tienen los planos aprobados, si se realizan las verificaciones técnicas sobre las condiciones de los edificios para ofrecer el servicio de estacionamiento.
Una deficiencia en nuestro país es la irresponsabilidad de las autoridades en cuanto a la verificación de las condiciones técnicas para la habilitación de las construcciones. Todavía la ciudadanía recuerda cada año la terrible muerte de 400 compatriotas en el supermercado Ykua Bolaños de Asunción, donde las autoridades habían habilitado un local sin salidas de emergencia. Doce años después, no hemos aprendido, porque apenas hace falta un pequeño recorrido por las ciudades para constatar las deficiencias estructurales en las edificaciones.
El microcentro de Ciudad del Este no escapa a esa precariedad. Existen numeroso edificios, con estructuras precarias, en los que no se observa ningún esfuerzo de mejoramiento para dotarlos de las condiciones mínimas de seguridad.
No hace falta ser técnico para constatar la terrible precariedad de grandes centros de compras del microcentro de Ciudad del Este, donde operan grandes negocios, que reciben diariamente miles de visitantes. La municipalidad debería iniciar una campaña de verificación y exigencia para regularizar la situación de estos edificios, antes de que se registre alguna tragedia.
De paso también puede exigir a los propietarios a que mejoren la fachada de sus locales, ya que tanto hablan de promocionar el turismo, pero cuando se ingresa a nuestra ciudad lo primero que se puede observar son edificios en ruinas, con aspectos de abandono y en su interior prolifera la precariedad, el desorden y la basura.

Comments

Comentarios desde Facebook