Luego de 33 años de ser vendedora en la cuarta etapa, no accederá a una “mesita”

1760
 Los trabajadores rompen en llanto ante la incertidumbre de recibir o no los puestos de ventas.
Los trabajadores rompen en llanto ante la incertidumbre de recibir o no los puestos de ventas.

Una familia que trabajó por 33 años en un puesto de ventas en el microcentro de CDE, en la zona de la cuarta etapa, está desesperada porque le confirmaron que no accederán a una “mesita” para ofertar sus productos, tras las obras de mejoramiento en el lugar, encaradas por la Municipalidad de CDE, a cargo de Sandra McLeod de Zacarías. Decenas de vendedores padecen la incertidumbre de no saber si accederán o no a un puesto de trabajo. Los trabajadores denuncian que  las casillas fueron vendidas a terceros y que hasta la fecha no les entregan los cubículos.

Sandra McLeod de Zacarías, intendente.
Sandra McLeod de Zacarías, intendente.

La pareja conformada por Juan Ángel Cardozo y María Tereza Azardi ocupaba un lugar en el paseo central, en la zona denominada cuarta etapa del microcentro, donde comercializaban papas fritas, gaseosas, alfajores, entre otros comestibles, según comentó su hija, Nancy Cardozo. La joven aseguró que los funcionarios de la Municipalidad de Ciudad del Este les confirmaron que no accederán a un puesto de trabajo, por no contar con los patentes al día. “Ella pagó su patente durante varios años y últimamente ya no lo hizo. No podemos creer que no tenga derecho a tener al menos una mesita”, se lamentó Cardozo, al mencionar que son una familia humilde que vive en la zona baja del barrio San Rafael.
Añadió que recientemente, los funcionarios de la municipalidad instalaron en un espacio a su madre, pero que constantemente los fiscalizadores de la comuna la echan nuevamente. “Estamos desesperados, porque es nuestra única fuente de ingreso”, lamentó. Comentó incluso que uno de sus sobrinos debe operarse de un tumor en

Nancy Cardozo, hija de la afectada.
Nancy Cardozo, hija de la afectada.

la cabeza y que no cuentan con recursos.
En tanto, el encargado de fiscalización de la institución municipal, Lorenzo González, dijo que están ubicando a los afectados y que están priorizando a los que tienen sus cánones al día, mientras que los que no cuentan con dicho documento, esperarán más. “Los que ocuparon por varios años también van a tener sus puestos, pero tenemos que priorizar a los que están legalmente”, remarcó el funcionario.

DESESPERACIÓN

Los trabajadores de la cuarta etapa están desesperados, debido a que desde el martes se inició la distribución de los puestos de trabajo, a cargo de los miembros de la Federación de Trabajadores de la Vía Pública, pero aún no acceden a sus casillas o mesitas (cajas metálicas). Denuncian que personas extrañas a la actividad adquirieron los puestos luego de pagar a funcionarios y a gremialistas. Los vendedores lamentan que deban hacer vigilia incluso de madrugada para evitar que se entregue a otras personas los puestos. Desde agosto del 2014, fecha en que se llevó a cabo el derrumbe, los mesiteros no pueden trabajar tranquilos en dicha zona del centro de la ciudad.

Ignoran denuncias

El encargado de prensa de la Municipalidad de Ciudad del Este, Juan Sanabria, adujo que “quienes se quejan” de la reubicación que se hace en la cuarta etapa “es porque no cuentan con documentos”. Al ser abordado sobre las denuncias de venta de los locales, respondió que “se debe hacer la denuncia formal”. Esto pese a que la Asociación de Trabajadores y Comerciantes Independientes (ATRACI), ya denunció mediante notas dirigidas a la intendente Sandra McLeod, los supuestos negociados, esta no inició una investigación. En tanto, el presidente de la Federación de Trabajadores de la Vía Pública, Alfredo Meza, se negó a responder a las consultas sobre las denuncias acerca de las casillas en la cuarta etapa. El mismo se mostró molesto por las acusaciones hechas hacia la federación aliada a McLeod de Zacarías.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp