CDE convertida en un vertedero ante la inconsciencia ciudadana

0
85
La ciudad está repleta de cubiertas en desuso que son arrojadas por distintos puntos de la ciudad, que luego se convierten en criaderos de mosquitos.
La ciudad está repleta de cubiertas en desuso que son arrojadas por distintos puntos de la ciudad, que luego se convierten en criaderos de mosquitos.

A pesar de la alerta sobre los virus que trasmite el mosquito Aedes aegypti, como el dengue, chikungunya y zika, los ciudadanos inconscientes siguen arrojando sus residuos, en distintos puntos de Ciudad del Este. Estos convierten los paseos centrales y patios baldíos en vertederos clandestinos.

Las autoridades sanitarias insisten en la eliminación de los criaderos de mosquitos, pero como corresponde, porque muchos arrojan sus desperdicios en distintos puntos de la ciudad, proliferando los vertederos clandestinos. En varios sectores de la zona céntrica, así como en los lugares más alejados se pueden observar los residuos, incrementado el riesgo de contagio de los virus trasmitidos por el mosquito.
La responsable de la Unidad Epidemiológica Regional, Blanca Villalba refirió que la inestabilidad climática es propicia para la eclosión de las larvas, en especial del mosquito vector Aedes aegypti, que puede contagiar múltiples enfermedades como el dengue, chikungunya, zika y fiebre amarilla.
La profesional exhortó a la población en general, no bajar la guardia y seguir con el combate al mosquito, a través de la limpieza de las viviendas. Esto teniendo en cuenta, que en enero del 2016, el departamento del Alto Paraná fue declarado en epidemia de dengue, por el Ministerio de Salud Pública.
Según los funcionarios del Senepa, que llevan a cabo los trabajos de verificación de viviendas y patios baldíos, los criaderos más comunes son las cubiertas en desuso, botellas de vidrio y plástico, así como los bebederos de animales.
Los últimos resultados de Levantamiento de Indice Rápido (Lira), a cargo del Senepa, arrojaron altos índices de infestación larvaria en los distritos cabeceras, que pone en alto riesgo de contagio de los virus Dengue y Zika, que se encuentran en circulación en el décimo departamento.
Según las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Ministerio de Salud Pública, el nivel normal para un barrio es por debajo del 1%; el 3% representa zona de alerta y el 4% de alto riesgo. Sin embargo, el Alto Paraná tiene una infestación larvaria que sobrepasa el 4%.