Irresponsabilidad mortal

548

En innumerables oportunidades los profesionales de la salud y los bomberos voluntarios, advertían sobre la irresponsabilidad de los padres de familia acerca de la libertad que estos otorgan a sus hijos sobre las motocicletas y de igual forma sobre el traslado de éstos sobre el biciclo sin ninguna protección, poniendo de esta forma en peligro de vida a los menores.
Lastimosamente esta irresponsabilidad mortal cobró la vida de un inocente el viernes pasado, enlutando a una familia más.
Sin ánimos de juzgar a nadie, pero tal vez si se hubieran tomado las mínimas precauciones o recomendaciones, como el uso del casco, para subir a la motocicleta, creo que el desenlace hubiera sido otro.
Las estadísticas, tanto de salud como las de los bomberos, refieren que las atenciones más frecuentes son los heridos en accidentes de tránsito, con más de mil atenciones y un promedio de tres muertes por semana en el 2016.
Lamentablemente esto seguirá así, por lo menos hasta aplicar severamente las reglas de tránsito sin ninguna irregularidad, tal como el pedido de coimas de parte de las autoridades competentes, sin dar oportunidad para reincidencia.
Se necesita de una campaña en la que estén involucrados y comprometidos diversos sectores de la sociedad, para disminuir este tipo de tragedia que enluta cada vez más a las familias paraguayas o dejando una generación de discapacitados.
Esto también es un punto muy preocupante, las consecuencias físicas que pueden dejar los accidentes de tránsito, como las amputaciones de miembros inferiores, la inmovilidad física de por vida, entre otros.
La franja etaria de los percances ruteros van desde los 12 a los 17 años, así como de 20 a 35 años, muy jóvenes y es muy preocupante la precoz utilización de las motocicletas, por las facilidades para adquirirla, hay algunas firmas comerciales que ofrecen tan solo desde mil guaraníes.
Directivos de la Fundación Apamap comentaron sobre el aumento del 18% de las rehabilitaciones a consecuencia de los accidentes de tránsito. En algunos la discapacidad, que deja la irresponsabilidad al no tomar las medidas de precaución, es irreversible.
Otro punto a tener en cuenta es las deficiencia de los servicios sanitarios públicos de la zona, pues en varias oportunidades el hospital de referencia la Regional se vio colapsada y los pacientes debían ser trasladados a la capital, que sin éxito, muchos murieron por el camino.
A pesar de todas estas aristas, consecuencias, discapacidad, estadísticas, servicio obsoleto, las muertes y los casos seguirán hasta que cada quien suba a las motocicletas, piense en todo esto.

Por Lina Benítez

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp