Dictadores eran los de antes

880

Dejen de comparar a Cartes con Stroessner. Ya que, además de ser odiosas las comparaciones, en este caso en particular, son imposibles.
Stroessner era un tipo que inspiraba miedo y terror cada vez que abría la boca. Horacio, inspira memes por semanas. Cada vez que abre la boca, sus asesores deben pasar meses aclarando lo que dijo y lo que quiso decir.
Stroessner tenía una flota de “caperucitas” para amedrentar y acallar a los opositores. Horacio, tiene un ejército de perfiles falsos para el mismo propósito.
Durante el gobierno de Stroessner se construyó el puente con Brasil. Horacio hace pasar cosas raras bajo el puente, hacia Brasil.
Stroessner cerró periódicos importantes en la república. Horacio, apenas pudo denunciar la pagina de “Línea 27”…
Stroessner tenía opositores de la talla de Domingo Laíno, Augusto Roa Bastos, Elvio Romero. Horacio, necesita un ejército de policías para que Kelembu y Paraguayo Cubas no pinten grafitis en la ciudad.
Stroessner estaba rodeado de intelectuales de la talla de Mario Halley Mora, Ezequiel González Alsina, y Edgar L. Ynsfrán, entre otros. Horacio está rodeado de una tropa de analfabetos funcionales, que ni siquiera las falsificaciones de firmas saben hacer.
Contra Stroessner hubo que planear un golpe en las altas esferas de los mandos militares. Horacio pidió socorro porque hablaron mal de él en un grupo de WhatsApp.
En fin. Stroessner formó parte del temido “Operativo Cóndor” que hizo temblar a Sudamérica. Horacio encabezó el “Operativo Rekutú, Que los muertos decidan”, que hizo reír al mundo entero. A Stroessner hubo que hacerle un golpe. A Horacio, a lo sumo, habrá que hacerle el test del piecito. Basta de mentirle a la gente, Horacio no es un dictador; no le da el cuero para eso…

Por Bruno Saldaña

Comments

Comentarios desde Facebook