24-02-2017

351

“Gallinero de oro” tuvo un momento de mucha luz ayer en su discurso por el primer día de clases. Dijo que los techos de las escuelas se caen porque se caen, cuando explicaba que así como se caen, ellos construyen nuevos. Los niños habrán quedado maravillados ante semejante descubrimiento. Ya sabemos por quién sale tan iluminado el gallinerito.

********

Una vergüenza es que los alumnos hayan quedado sin techos, sin agua y hasta sin baños porque las obras pagadas con Fonacide no fueron ejecutadas en tiempo oportuno. Al final, el remedio resulta peor que la enfermad. Alguien que dé la cura, por favor.

Comments

Comentarios desde Facebook