Franz Wiebe no estuvo con los otros secuestrados por el EPP

392

Durante los 214 días en que Franz Wiebe estuvo secuestrado por el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), el joven no tuvo contacto con las otras tres personas que siguen en cautiverio, según dio a conocer uno de sus familiares. El joven fue liberado en la noche del sábado.

Franz Wiebe, en compañía de su padre saludan a la prensa. / Foto: Abc Digital
Franz Wiebe, en compañía de su padre saludan a la prensa. / Foto: Abc Digital

Franz pasó sus días en cautiverio con los ojos vendados durante el día, no así por las noches, contó Jacob Neufeld, uno de los familiares del joven Franz Wiebe, liberado en la noche del sábado por miembros del EPP.
El familiar comentó que, de acuerdo con lo que les había relatado el joven, en ningún momento tuvo contacto con los otros tres secuestrados de la banda criminal, que son el policía Edelio Morínigo, el empresario ganadero Félix Urbieta y el colono menonita Abrahán Fehr.
“No se encontró con Abrahán ni con ninguno de los otros secuestrados”, resaltó Neufeld, en conversación con medios de prensa apostados en la colonia Río Verde, departamento de San Pedro, lugar donde vive la familia Wiebe.
Resaltó que él como toda su familia están contentos por el retorno del joven, quien soportó 214 días en cautiverio. Puntualizó estar agradecido con Dios, con la ciudadanía y con el Gobierno por el apoyo recibido durante el secuestro de Franz. “Para nosotros hoy es un gran día. Como colonos a veces no nos sabemos expresar bien, pero estamos muy agradecidos con todos”, concluyó.
LA LIBERACIÓN
Poco después de las 21:00 del sábado, el EPP liberó a Franz Wiebe en la estancia Toro Veve, a unos 25 kilómetros de su vivienda y después de mantenerlo secuestrado por 214 días.
El grupo criminal, en dos oportunidades, envió pruebas de vida a la familia de la víctima. Admitieron haberse equivocado de objetivo al plagiar al humilde menonita, pero de todas formas impusieron una serie de condiciones para su liberación. Sus parientes cumplieron con todas las exigencias impuestas, que incluían difundir videos propagandísticos del grupo armado, entrega a la prensa de la prueba de vida y distribuir alimentos por 100.000 dólares a campesinos e indígenas.

Tras su liberación salió a saludar

En su primera aparición ante la prensa, el joven Franz Wiebe, quien cumplió la mayoría de edad secuestrado por el grupo criminal EPP, salió por unos segundos a saludar a los presentes, ya con la indumentaria característica de los menonitas: camisa a cuadros, pantalón negro y un quepis rojo. Esto luego de que su padre, don Abraham, hablara con la prensa y prometiera que el joven saldría a saludar, a pedido de los periodistas.
El colono menonita señaló la alegría de su familia diciendo “Estamos muy felices” y pese a afirmar “le vi bien”, acotó que “bajó un poco de peso”. Comentó que ni bien llegado a su hogar, Franz comió “un guiso” preparado por su madre.

Comments

Comentarios desde Facebook