Golpe regional

185

Como extraído de una novela de realismo mágico, la sociedad paraguaya se escandaliza internamente y se avergüenza a nivel internacional por el lamentable espectáculo circense que se vive en el departamento del Guairá. Estando de viaje de luna de miel, el gobernador Rodolfo Friedmann se desayunó con la información de que los concejales departamentales habían puesto a consideración su renuncia, la aceptaron y nombraron un nuevo gobernador en su reemplazo.
A las pocas horas ya se supo la reacción de Friedmann negando que haya renunciado y que la nota tratada por la Junta Departamental era evidentemente falsa. Nadie sabe, hasta ahora cómo ingresó la nota de renuncia, ni quién la presentó. Friedmann acusa directamente al entorno del presidente Horacio Cartes y que la reacción habría sido desencadenada por su negativa a apoyar la reelección presidencial. Al respecto señaló directamente al senador Gustavo Alfonso.
Un juez dictó un recurso de amparo restituyendo en su cargo al gobernador y para completar este maremágnum del disparate ayer el juez César Alfonso, tío del senador Gustavo Alfonso, designó al concejal Rodolfo Pereira como gobernador interino de Guairá.
A todas luces estamos hablando de un burdo golpe para destituir de la manera más absurda y “kachiãi” a una autoridad electa por el voto popular. Para justificar la acción, el senador Alfonso argumentó que Friedmann tiene una serie de cuestionamientos en su administración.
Nuestra legislación contempla mecanismos constitucionales y legales para destituir a una autoridad si es que se reúnen las condiciones. No se necesita recurrir a burdas maniobras que lamentablemente ponen en evidencia nuestra condición de país poco serio, donde el ordenamiento legal puede ser avasallado en cualquier momento con los argumentos más inverosímiles o como en este caso, sin ningún tipo de argumento racional.
Lo más lamentable es que funcionarios del gobierno y personajes que ocupan importantes cargos en la estructura del Estado están tratando de justificar y buscar argumentos para seguir fogoneando esta caja de pandora, soliviantando los ánimos de los pobladores guaireños. Es de esperar que finalmente prime la cordura y se restablezca el estado de derecho y que la justicia actúe con la severidad necesaria para castigar con todo el peso de la ley a quienes están perpetrando este atropello.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp