Moralizar la política

231

En la vecina ciudad brasileña, Foz de Yguazú, gremios de abogados, comerciantes y ciudadanos iniciaron una campaña que busca moralizar a los políticos. Con la movilización, los yguazuenses buscan sensibilizar sobre la importancia de responsabilizar a los funcionarios públicos por los crímenes cometidos, en el ejercicio de la función pública, la reducción del gasto público, lucha contra la corrupción y garantizar una mayor transparencia en la rendición de cuentas.
La Asociación de Empresas Comerciales de Foz de Yguazú (ACIFI), la Asociación de Abogados de Brasil y Observatorio Social son las organizaciones que iniciaron y llevan adelante la campaña, y durante el fin de semana pasado realizaron la presentación pública, concienciando a la gente sobre la importancia del emprendimiento.
En menos de una semana, la “Campaña por la Moralización Política de Foz de Yguazú” llegó a varias empresas en la ciudad, así también a instituciones educativas como escuelas y universidades. La campaña exige la apertura de la comisión de investigación de concejales denunciados por corrupción. También piden la reducción, por la ley, a dos de los asesores legislativos por gabinete, además, la presentación mensual de las actividades de supervisión del gasto público, la creación de mecanismos legales y eficaces para garantizar la transparencia de la gestión municipal.
En diciembre del año pasado 12 concejales municipales de Foz de Iguazú fueron presos, en el marco de una investigación por corrupción llevada adelante por la Policía Federal y el Ministerio Público Federal. En agosto del año pasado, el intendente Reni Pereira, también había sido detenido, acusado por corrupción, peculado, usurpación de funciones públicas, fraudes y otros delitos.
Preocupados por la galopante degradación de la política y la corrupción en las instituciones públicas; las organizaciones civiles emprendieron la campaña de moralización de la política. Una iniciativa similar había llevado en nuestro país, la iglesia católica, durante la dictadura de Stroessner con el Diálogo Nacional, que según los obispos de aquella época buscaba recomponer “el tejido moral de la república”. No se sabe si la iglesia logró su fin en cuanto a la recomposición del tejido moral. Lo que sí es seguro es que nuestros niveles de degradación política son peores y va en progresivo aumento, gracias a la impunidad.
No vendría mal a nuestra sociedad imitar la iniciativa de los brasileños, a través de las organizaciones civiles, que de hecho, de forma aislada están trabajando por la transparencia en las instituciones públicas. Necesitamos urgentemente sanear la política y establecer mecanismos para frenar la destrucción de las instituciones y la galopante y desvergonzada corrupción.

Comments

Comentarios desde Facebook