Favoritismo en obras viales

301

Durante el acto oficial de la feria agropecuaria Innovar en el distrito de Yguazú, el gobernador del Alto Paraná, se jactó de las obras viales que se llevan a cabo en algunos municipios. Llamativamente, estos municipios afortunados con obras están administrados por intendentes colorados.
En reiteradas ocasiones, escuchamos que los caminos en buen estado son las puertas al desarrollo de las comunidades, en los extremos del departamento, es decir de norte a sur, tenemos dos casos urgentes justamente como única salida para continuar con el progreso.
En primer lugar, tenemos el caso del distrito de Domingo Martínez de Irala, donde piden un camino de todo tiempo de aproximadamente 14 kilómetros, que lo conectará con el Corredor de Exportación y dará paso para el proyecto de la instalación de un parque industrial (en caso de concretarse la conexión), que podrá generar más empleos a los moradores de ese sector y que dará un último aliento de esperanza para sus pobladores.
Ante la falta de asistencia y preocupación de parte del Estado, sus habitantes deben cruzar el caudaloso río Paraná, hacia Puerto Libertad (ARG), para acceder a educación y salud, los pilares fundamentales, para el desarrollo de una comunidad. En el distrito, solo tienen un puesto de salud, para toda la población.
En el otro extremo, en la zona norte, tenemos al distrito de Mbaracayú, donde los pobladores reclaman hace más de 20 años por la pavimentación del tramo a Puerto Indio, que se conectan con Puerto Santa Helena, de Brasil. Son varias las comunidades que quedan aisladas en épocas de lluvia, por las malas condiciones del tramo, por lo que urge una inversión para ese tramo, teniendo en cuenta las vastas ganancias que ingresan al país por ese puerto a diario.
Estos serían solo dos ejemplos de las necesidades en infraestructura vial, pues son varias las precariedades que se tienen en cada comunidad, que aún se encuentran hundidas en el barro o arrastrados por el raudal, puentes precarios o caídos.
Para paliar esta situación, se deben descentralizar más las obras viales, no solo favorecer un sector que puedan dar mucha conveniencia electoral más adelante, sino llegar realmente a esos sectores más vulnerables, al ciudadano trabajador que todos los días debe pasar toda una odisea para llegar hasta su puesto laboral para traer el pan de cada día.
Entonces, es hora de dejar de lado ese fanatismo partidario, ver la realidad de cada trabajador, brindarles las herramientas básicas y necesarias para tener un impulso y un objetivo para mejorar la calidad de vida de los compatriotas.

Por Lina Benítez

contacto@vanguardia.com.py

Comments

Comentarios desde Facebook