Justicia perversa, inútil y destructiva

345

La denuncia de un grupo de propietarios de casas de venta de armas desató un nuevo escándalo de corrupción en el Ministerio Público de Ciudad del Este. Los dedos acusadores señalan que la fiscal Zunilda Ocampos hizo una serie de allanamientos, algunos en base a orden judicial y el resto en forma irregular. Los dueños de estas casas afirman que solo este año fueron despojados de alrededor de 100.000 dólares durante los sendos allanamientos fiscales. Estos, a su vez, dijeron que se encontraban “en regla” con las documentaciones. Si embargo, es poco creíble que un comerciante, teniendo todo en regla, pague coima a algún policía o fiscal. Solo los que viven al margen de la ley se ven obligados a recurrir a esta práctica.
La semana pasada, el abogado Mauro Barreto reiteró que, “el fiscal adjunto, Alejo Vera está acá en Ciudad del Este para cobrar el dinero que mensualmente lleva a Asunción para el fiscal general del Estado”. Insistió en que la mayoría de los jueces y fiscales de la zona son corruptos, que se denunció varias veces pero siempre quedaron impunes.
En reiteradas ocasiones se denunció que los fiscales y los policías solo persiguen a los delincuentes con el único fin de sacarles plata. Es decir, lucran con la delincuencia en vez de perseguirla y ese es el motivo por el que resulta interminable este terrible círculo vicioso. Esto ocurre cuando se deja una función tan sensible como la de impartir justicia en manos de personas nombradas “a dedo” por políticos y no por su capacidad y méritos académicos. Eso también quedó talmente demostrado con el bajo puntaje que lograron los jueces y fiscales que hicieron el examen de admisión para la Escuela Judicial.
Las reiteradas denuncias por corrupción en la fiscalía y la justicia nunca prosperaron y bajo la impunidad reinante, nada mejora. Las advertencias no pasan de pedidos de informes. No hay fiscales ni jueces en las cárceles por haber lucrado a costa de la desgracia ajena o directamente a costa de la delincuencia. Mientras se siga blindando y protegiendo a los fiscales y jueces mediocres y corruptos seguiremos padeciendo de una justicia perversa, inútil y destructiva.

Por Tereza Fretes Alonso

contacto@vanguardia.com.py

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp