¿Qué queremos?

304

El miércoles pasado, Brasil lanzó una campaña anticontrabando y falsificación denominada “El Brasil que queremos” y los involucrados en la iniciativa explicaron que quieren un país formalizado, con comercio legal y si criminalidad. Para eso fijaron objetivos más allá del combate frontal de los ilícitos, también buscan una solución integral al problema. Entre los planes tienen previsto crear grupos de trabajo integrando a la sociedad civil, parlamento, ejecutivo; fomentar el debate con los países vecinos y sensibilizar a la sociedad sobre los impactos de la ilegalidad para generar cambios en el comportamiento.
Primero, tienen muy claro qué es lo quieren y segundo buscan una solución real e integral al problema que plantean. Están involucradas unas 70 instituciones incluyendo a los empresarios, afectados directos por el ingreso ilegal de las mercaderías. Es decir, no es una acción unilateral de las autoridades sino involucra a todos los estamentos. Los participantes de la campaña no son meros espectadores pues se involucran de manera activa, acompañan y accionan con trabajos.
Mientras eso ocurre al otro lado del Puente de la Amistad, como altoparanaenses, deberíamos empezar a plantearnos la pregunta, ¿y nosotros, qué queremos para nuestra sociedad? Eso sería un buen punto de arranque, porque en el interior del departamento tenemos grandes cultivos de grano y en la capital departamental y municipios aledaños buscamos sobrevivir del comercio pero además, se apunta al turismo. Deberíamos definir entre todos, empresarios, organizaciones sociales, autoridades y productores qué es lo queremos para nuestro departamento porque es imposible hablar de cada distrito como algo aislado, pues estamos interconectados y muy dependientes unos de otros. ¿Qué queremos ser, qué clase de comunidad queremos construir, qué valores vamos a cultivar y transmitir? Porque así como estamos, para los productores afectados, el contrabando es muy malo, para las despensas, comerciantes del mercado de abasto, minimercados y hasta supermercados que se surten del contrabando, perseguir a los contrabandistas es perseguir a la gente que quiere trabajar. Es decir, necesitamos ponernos de acuerdo.
Cuando sepamos lo que queremos podremos pasar al siguiente nivel: Trabajar juntos para lograrlo.

Por Tereza Fretes Alonso

contacto@vanguardia.com.py

Comments

Comentarios desde Facebook