Que la reflexión devuelva la paz

218

Con el Domingo de Ramos inició ayer la Semana Santa, una semana que habitualmente suele ser para el reencuentro con la familia y la reflexión. Ante la grave situación política que atraviesa el país, el clamor de los obispos de todo el país fue coincidente: “que haya paz y se ponga fin a todo tipo de violencia”. Afortunadamente, con buen criterio, los aliados del presidente Horacio Cartes, decidieron poner paños fríos a la cuestión y prometieron no tratar la enmienda hasta después de la Semana Santa para dar una tregua después de horas de terror y días de incertidumbre.
Se vienen días que llaman a la calma, la reflexión y los reencuentros familiares. Ojalá que esos ambientes sirvan para que haya reflexión sobre el tremendo daño que se está haciendo al país, con el atropello a las instituciones democráticas.
Es de esperar que luego de una pausa se busque hacer valer la racionalidad por encima de cualquier interés particular o grupal.
En medio de tanta división y de tanta incertidumbre, existe una certeza; la sociedad ya no quiere más crispaciones ni enfrentamientos entre paraguayos. Pero también existen convicciones firmes de que esa misma sociedad no está dispuesta a que se atropellen las instituciones democráticas y se violente la Constitución Nacional.
El país atraviesa nuevamente por un momento difícil, con un Poder Legislativo resquebrajado y un Poder Judicial totalmente sumiso y sin credibilidad y un Poder Ejecutivo, cuya cabeza está enfrascada en un proyecto político que genera crispación y enfrentamiento entre paraguayos. Por afuera, una ciudadanía descontenta y movilizada sigue saliendo a diario a las calles para expresar su descontento con la situación. Todos estos elementos conforman un polvorín que en cualquier momento puede explotar y cuyas consecuencias pueden ser aún más graves.
Que esta semana de reflexión y de reencuentro familiar sirva para que todos los sectores procuren encontrar el camino de la racionalidad y prioricen la restitución del Estado de derecho para reconstruir la institucionalidad.

Comments

Comentarios desde Facebook