Ningunean mesa de diálogo

0
146

reunion-en-el-comite-de-iglesias-para-discutir-reforma-constitucional-_764_573_1483262

Ninguno de los representantes de los tres poderes del Estado se presentó a la mesa de diálogo planteada por el Comité de Iglesias para debatir sobre una verdadera reforma en favor del país y no un tema coyuntural como era el de la enmienda ilegal.

El Comité de Iglesias para Ayudas de Emergencia (CIPAE) convocó a diversos sectores para dialogar tras la crisis generada por el atropello a la Constitución con el planteamiento de una enmienda constitucional para habilitar la reelección y plantear una verdadera reforma constitucional. Ninguno de los representantes de los tres poderes del Estado se presentó a este primer llamado.

“Queremos un diálogo mucho más profundo y a fondo, y no es solamente sobre el tema de la enmienda. Queremos diseñar un nuevo país y para eso hay que hacer una nueva Constitución en su momento y según manda la Constitución actual, no queremos atropellar nada, no podemos iniciar un emprendimiento comenzando por violar la Constitución”, indicó monseñor Mario Melanio Medina.

“Estamos ya, de antemano, aclarando que no estamos a favor de uno ni otro candidato, ni de la oposición ni oficialista, nosotros queremos aprovechar esta crisis para diseñar un modelo nuevo de país”, remarcó monseñor Medina, refiriéndose a la crisis de la sociedad y la clase política, luego del intento de atropello a la Carta Magna, un peligro que aún sigue latente en el Congreso.

“Vamos a trabajar con los que están, si no vienen no es nuestra culpa, y los que asisten son capaces de aportar este proyecto, porque no podemos esperar que todos vengan. Este no es como el diálogo promovido por el presidente que fracasó, esto no puede fracasar porque no estamos queriendo hablar sobre una cosa muy coyuntural”, apuntó.

Luego del anuncio del desistimiento del presidente Horacio Cartes de sus intenciones de reelección para el 2018 se dio por cerrada la mesa de diálogo, de la cual ya se habían retirado los disidentes, justamente porque el Ejecutivo en paralelo continuaba con sus planes de atentar contra la Carta Magna.