No hay motivos para celebrar

763

Obdulia Florenciano, lejos de tener motivos para celebrar, ayer recordó su tercer Día de la Madre lejos de su hijo, el suboficial de policía Edelio Morínigo, secuestrado por el EPP hace casi 1.050 días. La mujer en medio de su prolongado sufrimiento, solo clama una prueba de vida para seguir resistiendo.

Obdulia Florenciano llora desconsoladamente la ausencia de su hijo.
Obdulia Florenciano llora desconsoladamente la ausencia de su hijo.

“Como madre que espera siempre a su hijo, pido una prueba de vida, una prueba de vida para avivar las esperanzas que tenemos dentro de la familia”, clamó esperando a que su súplica llegue hasta los secuestradores.
Edelio Morínigo fue secuestrado el 5 de julio de 2014 y desde ese entonces, el grupo criminal EPP solo divulgó una prueba de vida tres meses después: un video en el que comparte con Arlan Fick, quien fue liberado en la Navidad de ese año. Desde aquel entonces, no hay información sobre él.
“No pido más, quiero saber si mi hijo sigue vivo; caso contrario, que nos digan si está muerto, dónde recuperar sus restos para traerlos y darle cristiana sepultura”, exclamó.
Al ser consultadas las autoridades, solo se limitan a expresar que “datos de inteligencia” dan cuenta de que sigue con vida, pero es toda la información que divulgan. El EPP mantiene activos otros dos secuestros: el de Abrahán Fehr y el de Félix Urbieta, con 648 y 216 días, respectivamente.

Comments

Comentarios desde Facebook