Precariedades de la salud

292

El traumatólogo Gustavo Giubi asumió la dirección de la Décima Región Sanitaria. En su asunción dijo que paliar las precariedades en los hospitales públicos será una de las prioridades. Así también, buscará iniciar campañas con otras instituciones con la finalidad de disminuir los accidentes de tránsito, que se volvió una epidemia en el Alto Paraná.
Las primeras declaraciones del doctor Giubi apuntan hacia dos problemas claves en el Alto Paraná; las precariedades en el sistema de salud y el terrible drama de los accidentes de tránsito. En el primer punto es vergonzoso que siendo nuestro departamento uno de los que más contribuye al desarrollo del país, sus habitantes sigan padeciendo necesidades en aspectos tan básicos como la atención sanitaria. Si los hospitales de las ciudades cabeceras son precarios basta imaginarse como estarán los del interior del departamento. Hace solo una semana lamentábamos la muerte de una niña de dos años, a quien en un hospital del interior le dieron una pomada y le enviaron a su casa luego de acudir con signos de haber sido mordida por una víbora. Casos así tenemos a diario de compatriotas que mueren por falta de atención en los puestos de salud del interior.
Las precariedades de los hospitales pasan más bien por la falta de gestión de los administradores. Los hospitales públicos son verdaderas pocilgas inhumanas, donde los médicos responsables ni siquiera se ocupan de exigir limpieza y mantenimiento. Si bien es cierto que existe una gran mayoría de profesionales que dan hasta lo imposible para salvar a sus pacientes, también es cierto que están los mercaderes de la medicina que están más preocupados en cuánta plata sacarán de los pacientes trasladándolos a sus clínicas privadas. Muchas de las precariedades de la salud se pueden superar con una buena gestión, recursos existen siempre, solo hacen falta personas comprometidas que quieran lograr transformaciones.
Las esperanzas pues están fijadas en el nuevo administrador. A primera vista da la impresión de que conoce bien cuáles son las necesidades. Es de esperar ahora que desarrolle las acciones necesarias para cambiar el actual estado de las cosas. Es muy triste que los compatriotas de la frontera sigan acudiendo a hospitales de Argentina y Brasil porque aquí no encuentran respuestas.