Perversa utilización de niños en la politiquería

887

Generó indignación, una vez más, la utilización de niños para adulonería política, en un acto con la presencia del presidente Horacio Cartes en la zona de Canindeyú. En efecto, durante un almuerzo político realizado en el salón cultural de la Municipalidad de Corpus Christi, luego del acto oficial de inauguración de un tramo de ruta y entrega de aportes del Estado, dos niños entregaron a Cartes una plaqueta de agradecimiento, con la frase “Cuando la gratitud es tan absoluta, las palabras sobran”. El hecho generó una reacción de indignación en las redes sociales porque uno de los menores llevaba un pañuelo colorado en el cuello.
No es la primera vez que se recurre a una perversa práctica de utilizar a infantes, que todavía no tienen noción de un acto de esta naturaleza. En nuestra región, la intendente de Ciudad del Este, Sandra McLeod, también había sido objeto de críticas en varias ocasiones por utilizar a niños para supuestos agradecimientos, preparados por sus adherentes adulones.
La misma Secretaría de la Niñez y la Adolescencia, en esta ocasión, reaccionó ante esta perversa práctica y emitió un comunicado señalando que “se considera inadmisible la utilización de niñas, niños y adolescentes como ‘instrumentos’ de propaganda política partidaria reafirmando la vigencia del interés superior del niño con carácter prevaleciente por sobre cualquier otro derecho en conflicto”.
En el mismo documento instó a los padres “activistas de partidos políticos, movimientos sociales o de cualquier otro ámbito, gremios de trabajadores y organizaciones de la sociedad civil en general, a evitar y reprobar la utilización de niñas, niños o adolescentes en actos que podrían exponerlos a riesgos en su integridad física y emocional, además de vulnerar gravemente sus derechos al respeto y a la dignidad, consagrados en la Constitución Nacional, la Convención sobre los Derechos del Niño y el Código de la Niñez y la Adolescencia”.
Ademas de la perversa utilización de niños que todavía no tienen criterio sobre este tipo de acciones, resulta lamentable que se siga fomentando la práctica del agradecimiento a las autoridades, cuando cumplen con su deber, como si fuera que cumplir con su obligación de construir obras o habilitar hospitales sea una dádiva y no un derecho del ciudadano. Son herencias de la dictadura nefasta que creíamos habían sido desterradas.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp