Improductivos

427

Nuestro departamento registra un alto índice de desnutrición. Inexplicablemente siendo una de las regiones más productivas en cuanto a alimentos, hay niños en Alto Paraná que pasan hambre. Nuestro diario publicó recientemente que solo en el mes de abril en Ciudad del Este se reportaron 121 casos de niños con problemas de desnutrición. Todavía hay casos de madres y niños que mueren por falta de ambulancia y porque en los puestos de salud no hay médicos ni medicamentos, por lo que una gran parte de la población acude a hospitales de Brasil o de la Argentina para recibir una atención digna.
En otro aspecto, seguimos teniendo escuelas precarias, donde los niños estudian bajo los árboles, distritos que con cada lluvia permanecen aislados, donde los compatriotas siguen cruzando ríos y arroyos por medio de balsas precarias, porque no hay puentes y padecemos de zonas dominadas por la mafia del narcotráfico y la delincuencia. No hace mucho, la capital del Alto Paraná estuvo a merced de un grupo de delincuentes sin que la policía siquiera reaccione. Los pobladores fueron aterrorizados por más de dos horas por los criminales, sin que los organismos de seguridad actúen en defensa del ciudadano.
Todos estos dramas no fueron motivos de preocupación para los parlamentarios regionales. Durante estos cinco años nunca se los escuchó planteando estos temas y buscando soluciones a excepción de algunos casos, que fueron motivados por el interés político para beneficiar a algún intendente correligionario.
Cinco años después y luego de no haber planteado alguna propuesta para superar estos problemas, los mismos impresentables tienen ahora la desfachatez de presentarse en cualquier acto público para promocionarse y aspirar a ingresar nuevamente a una lista para asegurarse otros cinco años de buena vida a expensas del presupuesto público.
La ciudadanía los conoce muy bien por su haraganería y su improductividad; por su despreocupación por los problemas cotidianos de los habitantes del Alto Paraná. Esta es una excelente oportunidad para pasarle la factura y mandarlo definitivamente a la cuneta a las sanguijuelas de la política.

Comments

Comentarios desde Facebook