Peligro de un retroceso

583

Como nunca antes Ciudad del Este tiene una Junta Municipal caracterizada por su pluralidad. El oficialismo, que durante periodos anteriores tuvo una mayoría de concejales obsecuentes, semianalfabetos y haraganes, ya no cuenta con aquella aplanadora. Luego de muchos años por ejemplo, a partir de este periodo el presupuesto municipal fue sometido a estudios y por lo menos la ciudadanía tuvo oportunidad de debatir y enterarse del monto real presupuestado para la administración municipal.
Los cuestionamientos de los concejales también permitieron que se racionalicen ciertas obras y sobre todo que comience, por primera vez en años, a transparentarse un poco más la administración municipal. La conformación de la Junta Municipal de Ciudad del Este es el reflejo de una ciudadanía cada vez más consciente, que ya no está votando colores, ni moviéndose por prebendas ni temores, sino que direcciona su voto hacia quienes cree que la puede representar y defender sus intereses.
En ese sentido, a pesar de todas sus limitaciones, los actuales concejales de la capital del Alto Paraná devolvieron un poco de esperanza de que se puede lograr una buena administración de los recursos y hacer que los manejos de la municipalidad sean más transparentes.
Sin embargo, la escasa seriedad y sobre todo la inmadurez que demuestran en las sesiones pueden poner en peligro todas las conquistas que ya lograron en este periodo y sobre todo, contribuir nuevamente a la decepción de la ciudadanía respecto a sus representantes.
Ayer de forma vergonzosa, los ciudadanos que recurrieron a la audiencia pública debieron tomarse el trabajo de llamarles la atención a los concejales, como si éstos fueran “escueleros” malcriados. De hecho, se comportan como tales, cuando se pasan posteando fotos en las redes sociales y haciéndose bromas, mientras se tratan temas trascendentales para la ciudad.
Es de esperar que los representantes de la ciudadanía rectifiquen rumbos y tomen con seriedad las delicadas funciones que la sociedad les ha asignado. Tantas decepciones ya han sufrido los contribuyentes en manos de sinvergüenzas que planillearon durante años en la municipalidad sin aportar absolutamente nada, más que contribuir a la corrupción y aumentar su bienestar económico en detrimento de todos los habitantes. Poner en peligro esa confianza ganada sería un lamentable retroceso para el fortalecimiento de las instituciones en la ciudad.

Comments

Comentarios desde Facebook