¿Quiénes están detrás del caso Prosegur?

2223

Hoy se cumplen cuatro meses del asalto a la sede Prosegur en Ciudad del Este. En dicha ocasión, un grupo comando robó supuestamente 11.720.255 dólares. Aquella madrugada del 24 de abril, unos 50 criminales sitiaron Ciudad del Este, mataron a un policía, asaltaron y despojaron de sus vehículos a varios ciudadanos y aterrorizaron a toda la ciudad durante más de dos horas. Los delincuentes se adueñaron de una de las ciudades más importantes del país. El atraco prácticamente fue transmitido en vivo por los medios de comunicación regionales y nacionales y la ciudadanía siguió por medio de las redes sociales. En dos horas y media no hubo reacción de los organismos de seguridad.
Los asaltantes llevaron el millonario botín y escaparon en cinco vehículos blindados, al tiempo de bloquear con rodados incendiados varias arterias para dificultar la persecución, pero fue evidente que no hubo tal persecusión, porque los policías tuvieron participación en el atraco.
Todos los jefes policiales de la zona fueron destituidos al día siguiente del atraco, y luego se comprobó que en el cruce de llamadas con los delincuentes aparecían números de varios policías. Es más, fue evidente que la comisaría de Hernandarias dejó libre el paso a los delincuentes, quienes supuestamente huyeron por el lago de Itaipu.
Tras aquel cinematográfico asalto, fueron movilizadas todas las fuerzas públicas para supuestamente aclarar el caso, 100 policías especializados que reforzaron la seguridad y los fiscales Denice Duarte, Marcelo Saldívar y Karen Chaparro fueron designados para investigar el atraco. Los investigadores efectuaron casi una veintena de allanamientos infructuosos en busca de posibles implicados en el asalto y solo un operativo fue exitoso: el allanamiento de una mansión del barrio San José, de Ciudad del Este, perteneciente al empresario argentino Néstor Ariel Palma.
Fuera de todo esto, “los grandes investigadores” de la fiscalía no tienen nada. Para ratificar la inutilidad, cuando no la complicidad de nuestras autoridades, en el lado brasileño, en un día casi aclararon todo el caso; tres asaltantes fueron abatidos y más de 10 sospechosos fueron capturados; además, se recuperaron casi 1.500.000 dólares del botín.
¿Por qué los fiscales asignados no continuaron la línea de investigación a los policías, que estuvieron en la jefatura de la zona cuando ocurrió el atraco? ¿Qué pasó de los policías cuyos números aparecían en el cruce de llamadas con los delincuentes? ¿Por qué fue removido poco después el jefe de policía de Hernandarias, que por mucho tiempo fue uno de los principales protegidos de uno de los gerentes del presidente Horacio Cartes? ¿Existen reales intenciones de aclarar este caso, o la “investigación” como muchos otros que realizan los fiscales de Ciudad del Este, es apenas una parodia para llevar el caso al opareí? La ciudadanía se merece que este caso se aclare totalmente. Toda la población de Ciudad del Este estuvo aterrorizada,y absolutamente desprotegida y abandonada por las autoridades. Un caso de extrema gravedad que no puede quedar impune.

Comments

Comentarios desde Facebook