Federales confirman que abatidos y demorados vivían a 3 Km de Prosegur

8283

Según la prueba de ADN, la Policía Federal de Brasil concluyó que los asaltantes abatidos y detenidos en el territorio brasileño -tras el asalto a Prosegur- residían en una mansión de Ciudad del Este, distante a menos de 3 kilómetros de la sede de la empresa de valores. El dictamen investigativo será estudiado por la Fiscalía paraguaya.

Los federales habían recolectado muestras biológicas de una mansión situada en el barrio San José, de Ciudad del Este, un día después de que unos 40 bandidos armados tomaron el sector del Km 4, mataron a un policía y robaron 11.720.255 dólares de la sede de Prosegur, en la madrugada del 24 de abril pasado.
Según los datos, en la casa residieron unos 12 brasileños por dos semanas y tras el ataque a Prosegur desaparecieron del lugar. De la mansión también salió un camión con carga de explosivos que después fue abandonado frente a la empresa de valores.
Luego del golpe millonario, un grupo de asaltantes escapó hacia Hernandarias y después cruzó la frontera en dos embarcaciones por el lago de Itaipu. El mismo día del asalto, Diego Santos Silva, Claudinei Soares de Almedia y un tercer brasileño -cuya identidad no trascendió- fueron abatidos en tiroteos con la Policía en Brasil.
Además, fueron capturados más de 10 sospechosos en territorio brasileño.
Los federales compararon el ADN de los abatidos y detenidos con las muestras biológicas recogidas de la mansión allanada: los tipos genéticos son iguales.
El resultado laboratorial será entregado a la Fiscalía paraguaya vía Cancillería, para imputar a los implicados en el asalto. No obstante, los fiscales y policías que averiguan el caso ya accedieron a una copia de la investigación realizada por los federales.

ANALIZARÁN LEGAJO

Mientras tanto, en Paraguay los fiscales Denice Duarte, Marcelo Saldívar y Karen Chaparro aún no avanzaron mucho en la investigación del asalto a Prosegur.
El fiscal Saldívar explicó que están aún con la recepción del testimonio de policías, funcionarios de Prosegur, entre otros protagonistas y reconoció que no se lograron informaciones relevantes para aclarar el asalto.
Saldívar dijo que están pendientes varias diligencias investigativas como la declaración de más testigos y la pericia de teléfonos requisados de algunos sospechosos, durante los allanamientos.
El agente indicó que con el legajo investigativo remitido por los federales se podrá avanzar en las pesquisas, teniendo en cuenta que serán averiguadas las comunicaciones telefónicas de los abatidos y detenidos en Brasil.
El único imputado en Paraguay en el caso es el empresario argentino Néstor Ariel Palma, propietario de la mansión usada por los asaltantes. El extranjero está en su país y cuenta con pedido de extradición.

EXAMEN LABORATORIAL

Muestras biológicas recogidas de una mansión distante a menos de 3 kilómetros de Prosegur

El ADN de los abatidos y sospechosos detenidos en territorio brasileño

Ambos tipos genéticos son coincidentes

Policías bajo sospechas

Tras el atraco a Prosegur, el comandante de la Policía Nacional Luis Rojas ordenó el sumario y traslado de todos los jefes policiales de la zona por una supuesta negligencia que permitió a los asaltantes sitiar un sector de Ciudad del Este. Sin embargo, nunca dieron a conocer el resultado de la investigación interna.


En ese entonces, el comisario Evert Constancio Paris era el jefe del Grupo Especial de Operaciones; el comisario Cristhian Cáceres; comandaba la Policía Antinarcóticos; el comisario Juan Fernández era jefe de la Policía en Alto Paraná; y el comisario Arsenio Correa se desempeñaba como jefe de Investigación de Delitos. Los tres últimos también fueron salpicados con un esquema de repartija de coima de narcos de Itakyry y son investigados por el fiscal Adolfo Santander.
Igualmente, se menciona que una vez que los bandidos pertenecientes a la facción Primeiro Comando da Capital (PCC) escaparon de la sede de Prosegur, un grupo de policías se trasladó al lugar y supuestamente llevaron una bolsa de dinero.
El fiscal Marcelo Saldívar dijo que esa versión aún no pasa de rumores y hasta el momento no hay evidencia relacionada al respecto.
Además, aparecieron siete policías (ver infografía) de diferentes reparticiones del Alto Paraná que se comunicaban frecuentemente con Alfredo Barreto Gullón, supuesto miembro de la logística del PCC detenido en marzo pasado.
Asuntos Internos convocó a los uniformados para explicar el vínculo y luego fueron repuestos en sus dependencias. Mientras, que el fiscal Humberto Rosetti -que investiga el caso- no fue avisado.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp