Con los mismos sueños y derechos

899

El pasado 9 de agosto se recordó el Día Mundial de Los Pueblos Originarios, prácticamente no hubo nada que celebrar en nuestro país, teniendo en cuenta las condiciones en que viven nuestros indígenas, que todos los días son atropellados en sus derechos y que no reciben ningún apoyo de las autoridades nacionales.
Las estadísticas indican que en Paraguay sobreviven 19 pueblos indígenas pertenecientes a cinco familias lingüísticas, con una población estimada de 112 mil aborígenes, sin ninguna asistencia de las instituciones que deben velar por sus derechos, que solo en los museos se los admira, pero que reciben la indiferencia ciudadana cuando se los ve deambular por las calles mendigando.
El conocido líder indígena de Puerto Barra, José Anegi, reclamó justamente por este abandono del Estado a las comunidades nativas, que por derecho son los verdaderos dueños de la tierra, de las que cada vez son más apartados y desalojados de forma criminal.
Con una voz quebrada, el nativo resaltó que los indígenas también tienen los mismos derechos que todos los que habitan el Paraguay, con los mismos sueños de seguir adelante, de progresar y mejorar su calidad de vida. Además, dijo que urge que en las instituciones educativas se informen sobre las costumbres y estilos de vida de las comunidades indígenas, así como en las instituciones estatales en el sentido de la identidad.
Lastimosamente, en nuestro país no se valora a las comunidades indígenas que aún existen, a pesar de que muchos estan orgullosos de tener “sangre y garra guaraní”, sin embargo, ni siquiera son tenidos en cuenta en la sociedad.
Comparto el pensamiento de Anegi, quien sostuvo que si los indígenas tuvieran realmente el acompañamiento de las autoridades, hoy no estaríamos hablando de precariedades, de atraso cultural e infinidades de injusticias.
Entonces, es momento de que el Estado paraguayo tome cartas en el asunto y que estos aborígenes no tengan que vivir de la mendicidad, de la basura que arroja el “hombre desarrollado”, que los niños no sean víctimas de abusos o utilizados para delinquir. Se necesita urgente asistencia definitiva para estos compatriotas, porque son nuestros antepasados y mantienen los valores de nuestra cultura.

Por: Lina Benítez

Comments

Comentarios desde Facebook