Deuda de los políticos

397

El concejal municipal Herminio Corvalán dijo que la clase política no se interesa en mejorar las condiciones de vida de los habitantes, pues las necesidades son el caldo de cultivo para hacer promesas de soluciones milagrosas. Responsabilizó a esta forma perversa de hacer política de las precariedades en que está sumida Ciudad del Este, que pese a ser la segunda ciudad más importante del país no tiene servicios básicos como agua potable, infraestructura vial, red cloacal, educación, entre otros.
Las autoridades de turno pueden hacer alarde de sus obras, apabullar con cifras y hacer que cientos de personas testifiquen a su favor pero lo que no pueden negar es que fueron muy ineficientes para acompañar el ritmo de crecimiento de esta ciudad. No se solucionó el caos vehicular, el desorden causado por usurpación de espacios públicos, la falta de agua potable que sigue enfermando a los niños, el servicio de transporte es pésimo, con “empresas” que no respetan itinerarios, horarios y cuyas unidades se desarman en el trayecto. Tampoco se pudieron solucionar las precariedades en salud pública, los dispensarios solo sirven para hacer proselitismo y no hay proyectos conjuntos entre los prestadores como Ministerio de Salud, IPS, ejecutivo municipal y departamental que busque una solución integral.
Esta ciudad creció por obra y gracia de sus habitantes, sin control ni orden por lo que ahora se está pagando las consecuencias de una ciudad no planificada. Es simplemente inadmisible que una ciudad de la envergadura de Ciudad del Este todavía carezca de servicios básicos como alcantarillado sanitario, desagüe pluvial, agua potable, camino en buen estado, hospitales y escuelas dignos. La ciudadanía merece una mejor atención pero lastimosamente hasta ahora no ha aprendido a exigir lo que por derecho le corresponde. Por no exigir en tiempo y forma es que desde hace décadas se siguen padeciendo las mismas miserias. En efecto, la única explicación es la afirmación dada por el concejal Corvalán, a los políticos simplemente no les interesa solucionar de fondo los problemas de la sociedad. De lo contrario, no tendrían promesas que hacer cada vez que necesitan votos.

Comments

Comentarios desde Facebook