Infancia descuidada

444

Hoy se celebra el Día del Niño en Paraguay, una fecha bastante significativa en recordación a los niños que ofrendaron sus vidas en defensa de la patria. A pesar de todos los discursos en favor de la niñez, se sabe que en Paraguay todavía hay poco que festejar, porque este sector de la población sigue postergado. Si hacemos un recorrido por las principales calles de Ciudad del Este y otros distritos del Alto Paraná, podemos observar las lamentables condiciones de la niñez explotada y olvidada.
El escenario local nos muestra a niños y adolescentes pidiendo limosna, limpiando parabrisas, vendiendo algún producto en los semáforos o en el peor de los casos, robando. A esto se suma que los responsables locales de las instituciones encargadas de velar por los derechos de los infantes no tienen siquiera cifras ni manejan datos estadísticos al respecto. Por lo tanto, si no se sabe cuántos niños están diariamente en las calles, no se pueden implementar políticas públicas a fin de rescatarlos.
Existen leyes, normas internacionales y hasta convenios que garantizan la protección al niño, pero no pasan de ser letra muerta para nuestras autoridades, que poco o nada han demostrado interés en este flagelo, que tiene sus raíces en la pobreza.
Lo que sí se tiene bien claro es que los “niños de la calle”, en una gran mayoría no cuentan con escolarización, ya que en vez de ir a la escuela salen a las calles para realizar las “tareas”. En las calles son presas fáciles de los abusadores y delincuentes y aprenden en la escuela de la violencia y la privación.
La infancia es un periodo en el cual un niño construye su personalidad a través de las situaciones que se van presentando en su vida. Una experiencia de calle nunca será un cimiento seguro para un futuro prometedor, el cual tiene que ser garantizado por el Estado, a través de planes y políticas que garanticen el pleno desarrollo de todos los niños paraguayos. La educación es el principal arma para forjar el desarrollo de una nación, pero si nuestras autoridades siguen descuidando y dando la espalda a la niñez que es la esperanza de un porvenir mejor, estamos lejos de crecer como país.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp