Donador de chatarra

1027

Es más que sabido que el sector de salud pública es el más vulnerable en nuestro país, por lo que es tan indignante que los políticos que nunca hicieron nada, ¡pero nada! para mejorar esta situación, ahora la usen como bandera para su candidatura.
En Salud Pública son las personas de escasos recursos las que acuden, en su mayoría, que ni siquiera tienen para comprarse una aspirina, muchos mueren en los pasillos, otros camino al hospital, porque no tienen las condiciones para trasladarse hasta algún puesto de salud.
Es por esto que me deja sin calificativo para el caso de San Alberto, donde sus propias autoridades municipales se indignaron por la ambulancia chatarra que recibieron de parte del “gobierno”, esto aún más siendo este distrito uno de los más productivos del departamento.
Sí, hay muchas necesidades en este sector. Sí, se tienen que paliar estas precariedades. Pero, NO. No hay que aprovecharse de las necesidades para conseguir votos o para llevar agua a tu molino. No se juega con la dignidad de los pobladores sin importar su condición social, por sobre todas las cosas ¡no se debe jugar con la salud!
Por tal motivo, se entiende el desconcierto del concejal Edgar Sochtig, quien afirmó sentir vergüenza con las migajas que recibieron. Es cierto, “a caballo regalado no se le mira los dientes”, pero tratándose de un sector tan vulnerable, son personas las que se tienen que transportar en el vehículo.
Las autoridades en vez de servirse de los recursos del Estado para actos de proselitismo, de figuretismo, deberían trabajar en impulsar un proyecto que apunte a dignificar la salud pública.
En tantas ocasiones, los mismos médicos reclamaron por estas mejoras, que siempre hacen todo lo posible para salvar vidas con los pocos recursos que se tienen en este sector. Va lo mismo para el ministro Antonio Barrios, quien se interesa más por las campañas políticas, que de mejorar las condiciones de los trabajadores de la salud.
Esperemos que el próximo Gobierno, cual fuere el candidato o color ganador, priorice la dignificación de salud pública, se necesitan más infraestructura, más personal, más medicamentos, se necesita salvar más vidas. ¡Dejen de jugar con la salud de los más necesitados!

Por: Lina Benítez

contacto@vanguardia.com.py

Comments

Comentarios desde Facebook