¡Saludemos a la primavera!

667

Muchos son los años en los que vengo creyendo cada día un poco más de que existe un paralelismo muy similar entre el modelo de la naturaleza y el cómo deberíamos enfrentar las cotidianidades de nuestra vida personal.
La naturaleza en su sabiduría, dispuso que durante un año tengamos 4 estaciones; un otoño, para reflexionar, analizar y dejar atrás cuantas grietas se hayan producido en nuestra persona; un invierno, para reconstruirse en silencio; una primavera en donde sacar a relucir nuestras hojas nuevas, que en nuestros términos vendrían a ser nuestras nuevas ideas, nuevos logros; y un verano donde ensalzarse con la vida.
La naturaleza, que en mi opinión tiene un ciclo similar a nuestras vidas, me hace pensar que a lo mejor es tiempo de cambios profundos en nuestras vidas, especialmente en nuestra vida en conjunto como sociedad. Es un momento muy prudente para ser conscientes en el impacto de nuestras acciones sobre la sociedad y sobre el medio ambiente.
No podemos mantenernos ajenos a las condiciones climáticas que actualmente nos asaltan por todos los lados, por ende, a estos mensajes tan importantes que hemos recibido de la naturaleza, hemos de responder con una actitud de cambio; por lo tanto, al dar inicio a esta nueva estación, comencemos también un cambio interior como conjunto social en vistas a mantener el orden natural.
Plantemos árboles, plantas y enramadas con nuestros hijos, con nuestros vecinos, con nuestros amigos; separemos los residuos, tomemos helados en cucuruchos o tazas de vidrio; sirvámonos el café en bellas tazas de porcelana, arrojemos las basuras donde corresponde, estas actitudes no solamente son lindas si no que también son muy saludables con nuestro medio ambiente.
Dios perdona siempre; el hombre a veces; la naturaleza nunca! La factura la recibimos mediante el calor, la polución, aguas contaminadas, sin contar con los desastres naturales que nos acechan hoy día.

Sara Liliana Ortiz

contacto@vanguardia.com.py

Comments

Comentarios desde Facebook