Investigan muerte de niño

1055

César Garay, fiscal de Quiindy, afirmó que no descarta una imputación en el caso del niño de dos años que murió luego de que un perro lo haya mordido en el cuello. Agregó que conversará con el dueño del animal y con los padres del fallecido.

Un niño de dos años identificado como Benjamín Daniel Rivarola Martínez falleció el domingo pasado cuando un perro llamado “Tony” lo mordió en el cuello. Según la versión policial, el pequeño lo había tocado en el hocico, por lo cual el animal reaccionó. Los padres del bebé son Mariela Janette Martínez, de 32 años, y de Pablo Daniel Rivarola, domiciliados en Villa Elisa y Ñemby respectivamente, que estaban de visita en la casa de Faustino Noguera Ojeda, viudo de 79 años y dueño del animal, en Caapucú.

“Tenemos la información que nos dio la Policía. Anteayer ocurrió este hecho lamentable, del fallecimiento del menor. Se determinó que fue por la mordedura de este perro”, indicó el agente del Ministerio Público, que adelantó que llamó a los testigos para prestar declaración hoy a modo de conocer cómo se sucedieron los hechos.

“La madre estaba a un metro del pequeño (…) de alguna manera ocurrió muy rápidamente según lo que relata el parte policial. El niño estaba paseando por el galpón, le tocó la boca y allí el perro le mordió. La mordedura es lo que causó el sangrado”, detalló. El fiscal indicó también que pudo haber influido el hecho que en Caapucú no había un centro asistencial y el niño tuvo que ser llevado hasta Quiindy, ciudad ubicada a unos 20 kilómetros de donde ocurrió el hecho.

Sobre la posible responsabilidad de los padres, Garay indicó que si bien no existió intención, “la ley también habla de negligencia, de deber de cuidado. Podría existir una imputación por lo grave del resultado”.

Sobre el perro, el fiscal manifestó que pidió su resguardo. “Contra el animal en sí no se toma una medida directa, porque los responsables de los animales son los propietarios, los dueños. La conducta humana es lo que se castiga”, declaró.

Finalmente, el fiscal contó que también conversará con el dueño del animal, de 79 años, que de acuerdo a la nueva Ley de protección animal se expone a cinco años de cárcel.

Fuente: ABC Digital.

Comments

Comentarios desde Facebook