Comerciantes están preocupados por disminución de ventas en el centro

5515

El movimiento comercial de Ciudad del Este da la impresión de estar en un buen momento al observar la gran cantidad de personas que ingresa a la zona desde otros lugares. Sin embargo, los comerciantes manifiestan una preocupación generalizada. Según los informes, el año pasado las ventas eran mayores en esta temporada del año. Esto sería consecuencia de la crisis del Brasil y de los controles que el vecino país realiza en la frontera.

Pese a la gran cantidad de personas que visitan el microcentro de CDE, las ventas están disminuyendo.
Tony Santamaría, presidente de Fedecámaras.

El microcentro local registra buena concurrencia de personas, pero muchos de los turistas sólo se limitan a visitar la zona comercial y realizar compras menores y no en cantidades.
La crisis que el Brasil sufrió, sigue dejando sus secuelas en el comercio esteño y a eso se le suma la presión de los controles de la Receita Federal, en la zona primaria del Puente de la Amistad. Ambas realidades repercuten de manera muy negativa en esta zona del país.
Tony Santamaría, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio (Fedecámaras), manifestó que el mercado prometía mayor venta en estos últimos meses por el gran movimiento que se registraba. Sin embargo, no se está dando lo que se esperaba.
“Hoy tenemos un sube y baja en el comercio. Informes de SERASA de Brasil que es como el Inforconf paraguayo, indican que hay 60 millones de brasileños que aún no pueden pagar sus cuentas. Eso afecta tremendamente a los de clase media que es la clase que viene aquí a comprar”, señaló.
Mencionó que esa es una de las razones más visibles del porqué no hay el empuje de compradores que se necesita.
“Esperamos igual tener un mes de noviembre y diciembre diferentes a los últimos meses. Igual como cada fin de año van a venir los turistas a comprar regalos, juguetes, fragancias, ropas, artículos navideños, cosméticos, Iphones, entre otras cosas”, señaló.
Sostuvo que la preocupación es inevitable, ya que en el 2016 se registraron buenas ventas en los últimos meses del año, al contrario de lo que se está observando en la actualidad.
“Esperamos que fin de año compense lo que en los demás meses no se consiguió. No hubo un auge como años anteriores. Este mes hay gente, pero no en la cantidad que registran volúmenes de ventas parecidos al del año anterior”, destacó.
Dijo que ya se reunieron con autoridades locales y nacionales de manera a analizar estrategias que puedan actualizar el comercio de la ciudad y para ver otras alternativas que puedan ser productivas. Pero aclaró que no hay nada en concreto y que la preocupación es generalizada.

“Poco movimiento hace tres semanas

Fidelina López, comerciante.

Fidelina López de Mieres, es comerciante y trabaja en el microcentro hace 23 años. Ella manifestó que hay muy poco movimiento comercial y que el año pasado la situación era mejor. “Hace tres semanas que comenzaron a caer las ventas. Antes de eso estaba bien, pero ahora empeoró”, se quejó.
La trabajadora dijo que muchos de sus clientes brasileños se quejan de los controles de la Receita Federal y que incluso en Sao Paulo, donde tienen sus puestos de ventas también hay muchas persecuciones de sus autoridades.
“Nosotros dependemos bastante de los compradores brasileños y si ellos no venden, por los problemas que tienen en su país, tampoco pueden venir a comprar”, señaló.
Doña Fidelina vende en su puesto artículos de cama, mesa y baño, pero lo que más vende son las alfombras que salen todo el año. Cuando las cosas van bien consigue vender hasta 40 artículos, pero últimamente sólo llega a vender 10 piezas por día, por lo que la diferencia es notable.

“El año pasado estábamos mejor”

Orlando Ortiz, comerciante.

Orlando Ortiz trabaja por cuenta propia hace 30 años en el microcentro local y comentó que para él también las ventas se registran en menor cantidad.
“El año pasado las ventas estaban mejor. Ahora es menos, pero estamos esperando que eso cambie. No estamos en el peor momento porque aún nadie dejó su puesto de trabajo”, mencionó.
Resaltó que todos están preocupados por la merma que se registra, aunque todos esperan que las cosas cambien con el transcurrir de los días.
“Cuando el movimiento está bien, vendemos por 150 dólares al día. Cuando acá está realmente mal todo, hay compañeros que llegan a no vender dos a tres días. No estamos en ese nivel, pero hay poco movimiento”, añadió.

Comments

Comentarios desde Facebook