Ordenan nueva captura contra el conocido narco “Barón”

891

La Cámara de Apelación de la Circunscripción del Amambay revocó el documento del juez, Leongino Benítez, por el cual otorgó la libertad condicional al conocido narco Felipe “Barón” Escurra  y solicitó nuevamente su captura. Barón estaba recluido en la cárcel de Tacumbú por los delitos de asociación criminal, transgresión a la ley de armas, reducción, posesión y tráfico de marihuana y fue liberado el pasado 2 de septiembre.

El ahora prófugo apenas permaneció un año y un mes en Tacumbú.

El conocido narcotraficante fue liberado por el juez Leongino Benítez en una dudosa decisión. Barón fue detenido en su búnker en las afueras de la ciudad de Capitán Bado, tras enfrentarse a tiros con agentes de la Senad, encabezado por el fiscal Samuel Valdez Céspedes, que allanaron su vivienda el 19 de agosto del 2016.
El ahora prófugo apenas permaneció un año y un mes en Tacumbú, y tras obtener su libertad, el pasado 2 de setiembre, se dio el lujo de ser escoltado desde la cárcel hasta su residencia en la colonia Cristino Potrero por el entonces jefe del Destacamento Militar de Capitán Bado, el mayor Roberto Díaz, y otros tres militares, quienes fueron destituidos y sumariados tras la publicación del hecho.
El cuestionado juez Benítez pasó por alto los informes provenientes de las autoridades policiales brasileñas, que señalan que Barón es uno de los mayores proveedores de marihuana al mercado brasileño.
Los agentes brasileños del Grupo de Lucha contra el Crimen Organizado (Gaeco) precisaron mucho tiempo para descubrir el modo en que operaba el narco paraguayo, a través de escuchas telefónicas que Escurra mantenía con un narco preso en Brasil.
Así pudieron descubrir las rutas y la cantidad de envíos que realizaba Escurra desde Capitán Bado. A pesar de todas estas informaciones el juez indicó que no se tenían pruebas de que Barón Escurra sea un narcotraficante.
AMENAZA DE MUERTE

Tras una grabación de llamadas telefónicas por los agentes brasileños, se supo que Barón Escurra planeaba la muerte del corresponsal de ABC color en Pedro Juan Caballero, Cándido Figueredo Ruiz. “Apenas junte un poco de plata, pondré seis hombres que irán tras él”, decía Escurra en la conversación con un desconocido.
Escurra señaló en las conversaciones que luego de las publicaciones del diario ABC Color, sobre sus pistas clandestinas, finalmente destruidas por agentes de la Senad, sufrió “demasiadas pérdidas económicas y persecución, por lo que no le voy a perdonar a este periodista”.
La nueva orden de captura, que fue emitida ayer, deberá ser efectivizada por la Policía Nacional; sin embargo, hasta el momento nadie sabe del paradero del peligroso narco, que nuevamente se encuentra prófugo.

Comments

Comentarios desde Facebook