Canillita está a pasos de recibirse de odontólogo

43605

Edgar Fabián Toledo Benítez tiene 22 años y está cursando el último año de la carrera de odontología. Es canillita y mediante la venta de los diarios puede pagar sus estudios. Su lema es la perseverancia y el sacrificio, y asegura que el trabajo que realiza es uno de los más nobles que hay, si uno se desempeña con honestidad.

Edgar Fabián se dedica a vender diarios por la mañana para poder pagar sus estudios.

El joven trabaja desde los 14 años en este oficio y su rutina diaria la realiza en la zona del Mercado de Abasto y los barrios adyacentes como Obrero, Remansito, San Miguel, San Roque y en el barrio Fátima. Sus días de trabajo son los lunes, martes, viernes, sábados y domingos, ya que los miércoles y jueves tiene clases, también por la mañana.
Vive con sus padres en el barrio Mariscal López, de Presidente Franco, y es el segundo hijo de siete hermanos. “Van casi 9 años que soy canillita y comencé a trabajar por las necesidades que teníamos. Vengo de una familia muy humilde y tenía que ‘laburar’ si quería estudiar y salir adelante”, manifestó Edgar Fabián.

Actualmente está cursando el último año de la carrera de odontología, en una universidad privada de la zona.

Dijo que su padre es mototaxista y que su madre es ama de casa por lo que todos los demás hermanos, deben trabajar para poder ayudar en la casa. Sólo los dos hijos menores se dedican a estudiar, sin tener que salir a trabajar.
Sostuvo que comenzó su trabajo de canillita, sólo los fines de semana, luego trabajaba de día y estudiaba por la noche y desde que comenzó la carrera universitaria tuvo que ajustarse al horario de la facultad. “Por la mañana trabajo y por la tarde estudio. Hay veces que igual tengo prácticas más temprano y en esos días hay un compañero canillita que me cubre en el trabajo”, señaló.
Con mucha organización y disciplina, el joven pudo sobrellevar sus estudios, ya que debe ingeniarse para vender bien y poder juntar el dinero necesario que requiere estudiar una carrera tan costosa.
“Actualmente trabajo sólo para pagar mis estudios porque además de la cuota, también gastamos mucho en los materiales que utilizamos cuando hacemos clínica (atención a pacientes con un supervisor). Todo es muy costoso, pero mediante este noble y humilde trabajo, estoy por terminar la carrera que tanto me gusta”, indicó.

PROYECTO

El universitario comentó que el año que viene debe elaborar su tesis, presentarla y finalmente recibir ya el “título de odontólogo”. Luego tiene la idea de especializarse en ortodoncia, cirugía e implantes a la vez de ir trabajando para poder habilitar su propio consultorio.
“Quiero trabajar un año más como canillita para poder ahorrar un poco más y ver la manera de habilitar mi propio consultorio. Sería bueno tener un local mío, pero para comenzar igual debo ver un lugar para alquilar”, destacó.
Alentó a todos los canillitas a que siempre trabajen con honestidad y, por sobre todas las cosas, a que den el mejor trato a sus clientes.
Mencionó que se siente muy contento por el respeto y cariño que le tienen sus compañeros de facultad y los profesores, ya que todos saben que estudia con mucho sacrificio.
“El esfuerzo y la humildad te hacen una gran persona para poder así ser capaz de llegar a la meta”, dejó como mensaje para los jóvenes que tienen ganas de trabajar y estudiar.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp