Niños piden por un país mejor y rezan por la paz mundial

789

Más de 200 niños de diferentes escuelas se congregaron ayer en el Santuario del Área 4 en Ciudad del Este, más conocido como “el terruño”, para rezar por la paz mundial. Fue  en el marco del día de la Virgen de Schoenstatt, que se celebró en la víspera con diferentes actividades espirituales, en homenaje a la Alianza con la Virgen María.

Los niños también rezaron por la paz en el mundo, en especial por los países de frontera.

Por un mundo mejor y sin violencia, por un Paraguay más honesto, por la unidad de las familias y por los desamparados, fueron algunas de las peticiones de los niños, durante el rezo del rosario. El acto tuvo lugar luego de una misa celebrada en horas de la mañana.
Como todos los años, la programación de los festejos del 18 de octubre, apuntó a tres momentos de celebración. La primera, durante la misa de niños que se realizó desde las 8:00 de la mañana y que continuó posteriormente con otras actividades y las diferentes oraciones por la paz en toda la tierra.
La celebración litúrgica de la tarde, como es tradicional, fue dedicada a los misioneros, peregrinos y enfermos. La misa central se realizó por la noche y fue dirigida en especial para las familias.
Durante todo el día, sacerdotes de toda la región estuvieron al servicio para las confesiones. Además, se llevó a cabo la adoración al Santísimo desde las 00:00 del miércoles, hasta las 18:00 del mismo día.
“Como cada año, la misa de la mañana la hacemos por los niños y participaron alumnos de seis escuelas cercanas. Hace 17 años que se fundó el santuario en Ciudad del Este y desde entonces, siempre estamos con las mismas actividades cada 18 de octubre”, manifestó Nancy Riveros, encargada de las actividades de los niños en el santuario.
Mencionó que la idea, además de orar por la paz en el mundo, es enseñarles y acercarlos más a la Mater y que conozcan la importancia de cultivar la fe y la veneración.

CARISMA

Schoenstatt es un movimiento de la Iglesia Católica, fundada por el padre José Kentenich, durante la Primera Guerra Mundial. Fue entonces cuando el 18 de octubre de 1914, este sacerdote con un grupo de jóvenes sellaron un pacto o alianza de amor con la Virgen María, a quien pidieron que se estableciese en una capillita puesta que se convirtió en punto de peregrinación.
El santuario original está en Schoenstatt, Alemania, y desde entonces se multiplicaron los pequeños santuarios en todo el mundo, según el movimiento.

“Oramos por un gobierno que deje la corrupción y el egoísmo”

Nancy Riveros, encargada de la misa de niños en el santuario.

Durante toda la jornada de oración, los feligreses, tanto niños como jóvenes y adultos rezaron por un futuro mejor para el país.
“Oramos por un gobierno que deje la corrupción y el egoísmo. Autoridades que piensen más en su gente, que se involucren más con el pueblo, eso es lo que necesitamos”, indicó Nancy Riveros.
Comentó que se necesitan líderes más serviciales, que se hagan eco de las necesidades de todos los paraguayos y que para eso es fundamental que las familias se unan en las oraciones por la situación de la nación.
“Se necesita también más oración para que nuestros gobernantes sean mejores personas.
Es fundamental que las familias dediquen un poco de tiempo a rezar juntos para lograr así lo que tanto necesitamos”, añadió.

Comments

Comentarios desde Facebook