Alejandro Zacarías

816

El concejal oficialista Alejandro Zacarías (ANR) anunció que hoy presentará una propuesta para disminuir la dieta a los concejales en 50 % por “falta de resultados de la Junta Municipal a la ciudadanía”. Los 12 concejales de Ciudad del Este, incluido el concejal Zacarías, cobran alrededor de 20 millones cada mes, monto que está estipulado en la Ley Orgánica Municipal.
El concejal Alejandro Zacarías McLeod es hijo del gobernador Justo Zacarías Irún y consecuentemente, sobrino de la intendente Sandra McLeod. Llegó a la Junta Municipal por obra y gracia de sus lazos familiares. A sus 26 años, cuando accedió a la banca, no se le había conocido algún desempeño laboral, ni había terminado una carrera universitaria. Muchos compatriotas con menos posibilidades económicas ya para esa edad tienen terminada una o dos carreras universitarias, no así Alejandro. No se sabe que haya tenido militancia política, ni actividades sociales. Cayó de “paracaidista” como candidato a concejal y había generado el enojo de muchos dirigentes de trayectoria. Se lo consideró como “espantavotos” y ello probablemente explique que hoy los zacariístas sean minoría en el legislativo municipal.
El concejal Zacarías argumenta que los concejales no están dando resultados a la gente. Hay que recordarle que él también está en función de concejal y que se sepa, la función principal del edil municipal es ser contralor de la intendencia. En esa función de contralor, debe controlar los gastos y hacer que el manejo del dinero de los contribuyentes sea lo más transparente posible. La pregunta es qué hizo Alejandro Zacarías McLeod, en ese sentido, desde la Junta ¿Contribuyó a transparentar la administración?
El siguiente argumento del concejal es que sus colegas se dedican más a hacer un “show mediático” que cumplir con la gente. Alejandro Zacarías sabe que su propuesta no tiene asidero legal y que no va a prosperar en la Junta. Presenta un proyecto descabellado y populista, al solo efecto de un “show mediático”, lo mismo que él critica. Con un mínimo de coherencia, que no tiene, Alejandro Zacarías debería hoy renunciar al 50 por ciento de su dieta y donar a alguna institución de beneficencia, porque él sabe que está cobrando un salario que no se merece y que no está honrando con su desempeño como funcionario público.
Si la intención real de Alejandro Zacarías fuese disminuir gastos y racionalizar recursos hasta podría ser apoyada la iniciativa, pero se sabe que lo único que busca es un escuálido protagonismo, para el cual ni siquiera tiene altura, ni preparación y está actuando solamente en represalia a los cuestionamientos que los concejales opositores realizan a la gestión de su tía. Con esto se demuestra una vez más el concepto absolutamente retrógrado y autoritario que tienen los Zacarías del ejercicio del poder, al no ser capaz aceptar el disenso, porque siempre estuvieron acostumbrados a la prepotencia y la obsecuencia.

Comments

Comentarios desde Facebook