El poder de los contrabandistas

1131

Una vez más, los productores de banana de nuestro país levantaron su voz de protesta por el peligro que representa para la producción local el ingreso de bananas brasileñas, de contrabando. Según la denuncia de los bananeros compatriotas, la Argentina le había cerrado el ingreso al producto brasileño porque en el vecino país se detectaron plagas en las plantaciones.
La entrada en forma ilegal de banana brasileña podría significar la expansión de estas plagas, que hasta ahora no afectaron a las plantaciones locales. Un eventual ingreso hacia nuestro país, de las enfermedades detectadas en el Brasil, podría significar también el cierre de mercados extranjeros que actualmente están recibiendo la producción nacional.
El director de la oficina regional del Senave, Mariano Franco, dijo que no se pueden realizar los controles por la falta de suficiente personal. Es una de las inexplicables realidades del funcionariado público, donde siempre se argumenta la falta de presupuesto y la falta de personal, para ofrecer un servicio eficiente a la ciudadanía. Sin embargo, cuando uno concurre a una oficina pública lo primero que ve es a unos cuantos zánganos que están todo el día haraganeando. Las oficinas públicas están sobrecargadas de funcionarios que no hacen nada y que viven como parásitos del presupuesto público. Estos significan votos y operadores políticos para sus padrinos, quienes les consiguieron esos puestos.
La Dirección de Aduanas del Puente de la Amistad es el monumento más grande a la corrupción que tenemos en el país. Es el lugar predilecto de los futuros nuevos ricos, que dejan vía libre al contrabando y que diariamente recaudan sumas multimillonarias. Eso lo sabe hasta el más desinformado. Los maletines de la recaudación ilegal siguen llegando al Palacio de López, a pesar de los discursos de combate a la corrupción y a pesar de las desesperadas quejas por las bajas recaudaciones, que formula la ministra de Hacienda y en su época Santiago Peña, cuando estaba en aquel cargo.
La realidad es que no existe una intención real de combatir el contrabando porque el poder está en manos de los contrabandistas, sus padrinos, sus mentores, protectores y protegidos. En estas condiciones, cada cierto tiempo cuando los productores levanten su voz de protesta se realizarán controles e incautaciones para acallar las denuncias por un tiempo, pero luego seguirá operando la misma rosca corrupta, que viene pudriendo históricamente al país. Y no cambiará nada, hasta que no aparezca un gobierno de patriotas y sobre todo, funcionarios con agallas para barrer con los corruptos de las instituciones públicas. Mientras eso no ocurra, todo seguirá igual.

Comments

Comentarios desde Facebook