Sequía e intenso calor generan gran preocupación a productores de soja

2888

La sequía y el intenso calor que se registran hace dos semanas consecutivas en el Alto Paraná, ya generan preocupación en los productores de soja que esperan cosechar el grano en enero o febrero próximo. Alertan que si la semana que viene no caen lluvias de consideración, podrían registrarse grandes pérdidas.

Actualmente las sojas se encuentran en etapa de floración y soltando las primera vainas.

Si bien, la soja tempranera no obtuvo la mejor cosecha, por la sequía de setiembre pasado, se espera que la próxima cosecha sea mejor, si es que la sequía no empeora y se registran lluvias que en los próximos días.
“Las sojas sembradas en octubre aún están en buenas condiciones pero necesitamos con suma urgencia lluvias para alivianar el calor. Se están registrando temperaturas muy elevadas que pueden ser perjudiciales”, explicó el ingeniero Aurio Frighetto, presidente de la Coordinadora Agrícola del Alto Paraná.
Manifestó que ahora hay hectáreas de soja que están en etapa de floración y otras soltando las primeras vainas, y necesitan mucha agua. Otras sojas precoces se encuentran en etapa de llenado de grano, por lo que también requieren del líquido vital.
“Si bien tenemos siempre muy buenas expectativas, estamos rezando para que llueva y así poder tener una buena cosecha en enero o febrero próximo”, indicó.
Recordó que en todo el año se sembraron más de 850 mil hectáreas de soja y que recién se cosechó el 2% del total. El resto debería cosecharse en la primera quincena de enero, pero debido a la sequía de setiembre pasado, que aún se arrastra, habrá un atraso de unos 20 días aproximadamente. “Fines de enero o primera semana de febrero estaríamos cosechando pero en la zona norte. En la zona sur no hubo sequía pasada que atrase la cosecha por lo que ellos van a cosechar en la primera semana de enero”, señaló.

REGULAR
Frigetto catalogó a este año como una temporada “regular” ya que tuvieron éxito en la cosecha de zafriña pero no así en la importación del maíz.
“En este 2017 tuvimos dos panoramas diferentes. Tuvimos una súper zafra, en la zafra normal, ya no así en la zafriña, no se cosechó lo que se esperaba. El área de la zona de zafriña aumentó, pero disminuyó lo que fue maíz en cuanto a la cantidad”, destacó.
“En cuanto al trigo fue pésimo para nosotros, por las heladas del invierno que ocasionaron gran pérdida. Quedamos con deudas por eso. No fue un año bueno, pero fue regular para respirar”, acotó.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp