Esquema de coima seguirá vigente

1320

inalmente la vergonzosa coima de los Policías Municipales de Sandra McLeod tuvieron repercusión en la televisión brasileña. Nuestro diario lo venía publicando desde hace más de un año, pero la administración McLeod mantuvo un silencio cómplice sobre el esquema mafioso. Ayer la municipalidad dio a conocer un supuesto sumario y la supuesta destitución de dos agentes de Tránsito.
Permítasenos dudar de estas medidas, dado que la administración McLeod se caracteriza por sus simulacros de sumarios y destituciones. En el 2012 cuando nuestro diario documentó un pedido de coima dentro de la oficina de la Dirección de Tránsito, en ese entonces, a cargo del capitán Carlos Florenciañez, la intendente McLeod también anunció la supuesta desvinculación del policía sindicado. Sin embargo, unas semanas después, nuestros periodistas lo encontraron que seguía tranquilamente en las filas de la Policía Municipal y que la desvinculación había sido una farsa.
Lo mismo acontece con los supuestos sumarios a funcionarios. Por ejemplo, nunca se supo el resultado del supuesto sumario abierto para los funcionarios en el caso de la Plaza Agustín Van Aaken, donde había fallecido la niña Sara Amapola Insfrán. No hace mucho, unos funcionarios clausuraron un shopping, supuestamente por “error”, por lo que se le abrió también un sumario. Estos anuncios son solamente para la prensa. No pasó nada y en este caso, no pasará nada.
Los policías municipales seguirán con su esquema de recaudación ilegal. Cuando usted, amable lector, pase por el centro y vea unos jóvenes con chalecos de la Municipalidad de Ciudad del Este cerca de la rotonda Oasis, sepa que éstos son los gestores de la coima para la Policía de Tránsito. Periodistas de Vanguardia documentaron y denunciaron el hecho y los medios brasileños no tardaron ni mediodía para hacer lo propio. Es imposible que la administración municipal nunca se haya dado cuenta del esquema corrupto dentro de sus cuadros.
De manera vergonzosa se sometió a la ciudadanía a una verdadera tortura, durante años en un embotellamiento de dos horas solamente para que el esquema corrupto de los policías de Sandra McLeod recauden. Con estos antecedentes, permítasenos dudar de la supuesta intervención de la dirección de Tránsito y de la destitución de agentes. Es probable que hoy no lo hagan pero estamos seguros de que el esquema de la corrupción y de la coima continuará. ¡Ojalá nos equivoquemos!

Comments

Comentarios desde Facebook