El abrazo

665

Esta semana salió nuevamente al tapete la propuesta de entablar una mesa de diálogo con el grupo criminal autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Sin embargo, la postura que mostraron los referentes políticos, principalmente los de la ANR fue firme: “Con los criminales no se negocia”.
Más allá de que la propuesta sea válida o no, la cuestión referida a la violencia en el norte es de suma gravedad como para tomarlo a la ligera y plantearlo en un momento poco propicio para la racionalidad, porque los ánimos están caldeados y las posturas polarizadas por el periodo electoral. Utilizar la cuestión del EPP como herramienta de campaña es perverso y peligroso. Además, en cuestiones de negociar con los delincuentes los referentes del coloradismo tienen bastante experiencia, sobre todo, cuando se trata de sacar algún beneficio electoral.
Prueba de ello es el acontecimiento que se llevó a cabo este último fin de semana en Ciudad del Este, en donde los principales referentes de los distintos movimientos de la ANR se reunieron para sellar el anhelado “Abrazo Republicano”.
Dicho abrazo estuvo encabezado por Roberto González Vaesken quien el 18 de diciembre de 2017 asumía públicamente la posición de “no establecer ningún abrazo con los ladrones de la cosa pública”, haciendo alusión al clan Zacarías. Sin embargo, dos meses bastaron para que el mismo cambiara de opinión y se mostrara sonriente al lado de quienes “supuestamente” trataron de robarle la elección mediante la alteración de actas electorales.
Ante esta situación, cabe preguntarse lo siguiente ¿Si González Vaesken no pudo sostener una promesa durante apenas dos meses, ¿podrá sostener las demás promesas durante cinco años? Y ¿cómo quedan aquellos que votaron para ver al clan Zacarías fuera del escenario político, y hoy tienen que verlos nuevamente posicionándose ante todos ellos?
El mensaje de los votantes en las internas de los partidos tradicionales ha sido bien claro y es el rechazo hacia los políticos que defraudaron la confianza de la ciudadanía.
El “abrazo republicano” puede costar muy caro a las pretenciones electoralistas de la ANR, las figuras deterioradas de Cartes, Zacarías, González Daher y Víctor Bogado quienes ya lograron que Santiago Peña perdiera las elecciones contra Mario Abdo Benítez.
Lo cierto es que el 17 de diciembre pasado la gente dio un mensaje claro, el cual aparentemente no fue bien interpretado por los candidatos que resultaron victoriosos. Eso indica que es muy probable que el 22 de abril sea necesario repetir el mismo mensaje.

Comments

Comentarios desde Facebook